lunes, junio 17, 2024
Nacionales

¿A dónde va la economía y de quién son los muertos?

Por Nazareno Roviello/El Furgón –

El viernes pasado previo a las elecciones PASO, antes y durante la veda electoral, una encuestadora/grupo lobbysta se tomo el trabajo de difundir encuestas positivas para la reelección de Mauricio Macri. Personalmente tuvieron contacto con grupos empresarios, lobbystas y hasta con Wall Street.

El viernes 9 de agosto pasó de todo.

“Los bonos argentinos habían abierto la rueda en baja pero, sorpresa, se dieron vuelta apenas ‘se corrió la voz’ sobre una presentación en números favorable al Gobierno que una prestigiosa encuestadora hizo en conferencia para inversores del exterior”, refirió a LA NACIÓN, Gustavo Neffa, director de RFT.

Aumentos del 10,5 por ciento y 9,2 por ciento que registraron los ADR (American Depositary Receipt) títulos/acciones sobre empresas afuera del país, en este caso argentinas que tiene un banco de Estados Unidos (EE.UU.)  Banco Macro y Grupo Galicia fueron las principales beneficiadas, mientras que en el segundo sobresalió la ganancia del 11,8 por ciento con que cerraron los papeles de Pampa Energía.

“La suba nos sorprendió en una jornada en que el resto de los mercados estaban para abajo. Ese diferencial muestra que el mercado ya dio su voto”,  dijo el analista económico Salvador Di Stéfano.

La palabra “sorpresa” va a ser una de las claves de estos días. Sí hasta acá se complicó entender, lo pasamos en limpio. El viernes antes de las elecciones, personas con intereses de que el gobierno macrista quede con posibilidades de ganar difundieron información falsa. El resultado: el dólar se mantuvo estable y cerró en neutro a 46.20 – 46.60 pesos promedio; cayó el riesgo país y el S&P Merval subió casi 7 por ciento. Lo importante: el mensaje al mundo era de tranquilidad y prosperidad, Macri es el elegido y hay que seguir por ese camino, sólo con nosotros se puede corregir esto. ¿Qué es esto nos preguntamos todos?

Bien, Argentina en este momento tiene casi el 100 por ciento de sus reservas en bonos, letras, abecedarios, cartas Magic y algunas de Pokemon. Teniendo esto en cuenta, los mercados -que siempre responden ante ellos- temen el default técnico que se pueda producir. Si bien ellos en caso de que Argentina momentáneamente no pueda pagar, reducirían su rentabilidad, nunca dejarían de ganar, ya que –como afirmó Alberto Fernández- ellos van a pagar. Argentina siempre pago, no hay un peligro real de quiebra para esas empresas y grandes tenedores de bonos.

Lo que pasó el domingo ya lo sabemos. El lunes los mercados si bien abrieron con el dólar de referencia del viernes, a los segundos ya iba en aumento, hasta llegar a 60 pesos. Algunos dijeron “locura”, otros repitieron “sorpresa”, los bonos se cayeron en picada cuando venían pisteando como unos campeones y las acciones también. El gobierno paralizado, Macri dando una conferencia de prensa con Pichetto como si él tuviese alguna función real dentro del gobierno, todo absolutamente una vergüenza. La tasa de interés de LELIQS al 74 por ciento lo cual ya no genera ningún impacto porque nadie confía en el peso, pero tiene consecuencias directa sobre la economía de la gente. Los bancos tienen intereses altísimos con los cuales hunden a los usuarios con las tarjetas de créditos y los préstamos, las pymes están liquidadas. Este nivel de tasas no le sirven a la economía y quienes tienen créditos UVA ya no saben que hacer. Esto es lo que hay que entender.

Lo más importante. Cada vez que aumenta el dólar, el peso argentino pierde valor, los sueldos están en moneda nacional y los precios de los alimentos -como casi todo producto de consumo- aumentan, sin importar si tienen una relación directa con el dólar.

Suben las naftas a pesar de que hace días el barril de petróleo bajó casi diez dólares, los molinos están parados y muchas marcas no entregan mercadería porque no saben cuál será el costo de la nueva producción. En consecuencia, el impacto en la economía es demasiado alto. Rene Lavand, el gran cartomago argentino, decía “No se puede hacer más lento”, pero lo intentaremos una vez más.

Aumenta el dólar, las empresas sin importar el motivo de fondo incrementan los precios, entonces si a vos llegar a fin de mes te costaba el 80 por ciento del sueldo, hoy significa un 20 por ciento más. Sos un 20 por ciento más pobre y gastas mucho más en bienes de consumo como los alimentos.

“No se puede hacer más lento” repetía el mago mientras, lentamente, explicaba cómo convertía las cartas de un color a otro, con una sola mano y con el público al lado.

Vamos de nuevo: si ganabas 15 mil pesos por mes y el kilo de pan estaba 100 pesos, podías comprar 150 kilos de pan. Supongamos que hoy o mañana cueste 130 pesos, entonces vas a podes comprar menos pan que hace 48 horas. No sólo de pan vive el humano, pero esto sucede absolutamente con todos los productos.

https://twitter.com/pipstoch/status/1159890215873515520

Pero como no es magia, voy a explicar porque nombrar a un mago. Recordemos que el viernes por la tarde las acciones argentinas subieron de precio, entonces era un buen momento para vender, nosotros los simples mortales no manejamos la influencia del mercado, pero hay mucha gente que sí, los mismos que nunca pierden. Hagamos otra suposición, sí yo tenía una acción de Pampa Energía y valía 100 pesos, ese día la pude vender a 112, gran negocio, pero no es suficiente. El lunes cuando el mercado abrió esa acción que otro compró ya valía 68 pesos; pierdo plata y estoy nervioso, ¿Qué hago? Vendo porque tengo miedo y las acciones argentinas no me dan confianza ¿Alguien las quiere comprar? Pues aparentemente al principio no, “el mercado le dio la espalda a la Argentina”, pero al rato aparecieron compradores ¿Quiénes? El propio holding de Pampa Energía que salió a comprar sus acciones. ¿Las mismas que quizás vendió el viernes? Probablemente, salió a invertir 50 millones de dólares y las acciones subieron un 5 por ciento para el mediodía. Sí el viernes gané 12 pesos por cada acción y el lunes las vuelvo a comprar un 50 por ciento menos de lo que las vendí, hice un negocio increíble. Tenía 10 panes que compre a 100 pesos y los vendí a 110 el viernes; el lunes volví a comprar los panes por 50 pesos, no solo tengo los panes como bienes de capital. En el medio gane mucho dinero. Lo mismo sucedió con algunos portadores de bonos, entre ellos funcionarios de Gobierno. Recordemos que Marcelo Mindlin es un amigo de Macri y fue uno de los principales beneficiarios por los aumentos en la energía que sufrieron los argentinos por las tarifas dolarizadas, las licitaciones indiscriminadas y el nulo control de el Estado sobre la distribución de energía. Pero Marcelo no es un socio nuevo, fue un socio de siempre, de todos los gobiernos, siempre hay responsabilidades compartidas, porque toda acción y omisión, tiene consecuencias.

Entender todo esto nos sirve para ver qué medidas tomar con respecto a nuestra economía, al criterio con el cual votamos pero sobre todo para entender que hoy somos mucho más pobres que el domingo cuando ya éramos bastante pobres.

La recomendación es que quienes puedan, hagan un pequeño abastecimiento de nafta, arroz, fideos, cualquier producto que ya aumentó durante la jornada de hoy y que quizás, en 10 días cuando hayan aumentado un 30 o 40 por ciento, alguien le haya podido ganar a la inflación y se aseguro aunque sea una comida. Es difícil porque ya la mayoría de la población no tiene un excedente de dinero, pero para algunos productos se puede utilizar la tarjeta de crédito. Es una economía de emergencia. Además, hay que encontrar mayoristas que hoy estén entregando mercadería, ya que a lo largo y ancho del país nos llegaron mensajes de que no se estaba vendiendo. Muchas son las dificultades que tenemos que sortear hoy en día.

La última reflexión y pregunta: En este momento el Estado está retrasando todos los pagos de sueldos y beneficios que pueda, para seguir devaluando el dinero y ahorrar cuando tengan que soltarlo. A la suma de falta de vacunas y medicamentos se le agrega más faltantes en estas horas. Hay tanta incertidumbre que no se sabe ni a cuánto esta el kilo de pan. Muchos dirigentes políticos dicen que no hay que estimular el pánico ya que el macrismo quiere cacerolas y disturbios para tener una excusa sí deja el gobierno antes del fin del mandato. En este momento la Plaza de Mayo tiene un operativo policial importante, quizás lo están esperando, no sorprendería una brutal represión. Pero, por cada punto que aumenta el dólar, por cada segundo que este gobierno no toma medidas, cada vez más gente no come, y otros viven con la incertidumbre de sí podrán comer. Día a día vemos cómo nos cuesta cada vez más llegar a fin de mes y la desesperación se apropia de nosotros. Necesitamos una respuesta hoy, no solo del Gobierno, sino de toda la clase política. Además de la gente que está muriendo y de cada niño con falta de nutrición, se le suma que cada día que pasa, más dinero se fuga y nos costará la vida poner el país en pie. ¿A quién le sirve esperar a octubre sí nos estamos muriendo hoy?