lunes, abril 22, 2024
Nacionales

Nicolás del Caño-Romina del Plá, la fórmula presidencia del FIT: “Hay que romper con el FMI y luchar para que la crisis la paguen los capitalistas”

Por Luis Brunetto/El Furgón –

Primer reportaje a la fórmula del FIT, la primera en carrera en este año electoral. Los diputados nacionales Nicolás del Caño y Romina del Plá, candidatos a presidente y vice, contestan sobre la crisis económica, la propuesta de ruptura con el FMI, los agrotóxicos, la lucha por el aborto, el acto del 30 de abril, el Plan V y hasta el cruce de Nicolás del Caño con el empresario Marcos Galperín, dueño de Mercado Libre. Una entrevista que no esquiva nada, ni siquiera el polémico tema del voto en blanco del 2015.

El Furgón: – En este contexto de crisis política, en el que Cristina Fernández de Kirchner duda si lanzar su candidatura, que la de Mauricio Macri está en discusión, en el que Roberto Lavagna va y viene, la fórmula presidencial que ustedes integran es la primera en lanzarse ¿Por qué lo hacen?

Nicolás del Caño: – Si es cierto. Creo que eso habla de los acuerdos que nos unen como Frente de Izquierda y que posibilitan que podamos tomar decisiones de este tipo. Esta fórmula es el resultado del acuerdo entre las fuerzas que integran el Frente, discutidas  en sus Congresos, y que busca fortalecer la respuesta que están dando con sus luchas la clase trabajadora y los sectores populares. Con Romina, con Myriam Bregman, con Néstor Pitrola y otros compañeros hemos recorrido las provincias para respaldar a las listas del FIT en la pelea para ampliar las representaciones parlamentarias y poner las bancas al servicio de las luchas de los trabajadores, de los jóvenes, del movimiento de las mujeres, que es lo que hemos hecho en todos estos años. Así que antes de lanzar la fórmula, ya fuimos a Neuquén, Río Negro, Chubut, Mendoza, Córdoba, Santa Fe, apoyando las listas del Frente.

E.F: – Uso un término que no me agrada, pero que hoy se usa mucho: “espacio”. El FIT es el único espacio político que se mantiene unido desde el 2015, aparte de Cambiemos…

NC: – Desde el 2011…

E.F: – Pero me refiero a que es el único que se mantiene unido desde la última elección, y teniendo en cuenta la interna de Cambiemos, los radicales, Elisa Carrió, y que hasta el kirchnerismo se dividió: Miguel Angel Pichetto, Diego Bossio, Juan Manuel Urtubey, que armaron  Alternativa Federal; el Frente de Sergio Massa que se dividió con FelipeSolá y Alberto Fernandéz: respecto a eso, el único bloque que permanece unido es el del Frente de Izquierda…

Romina del Plá: – Es que el FIT se estructuró alrededor de un programa, no de un simple acuerdo electoral. Ese programa tiene como centro la independencia política de los trabajadores respecto al estado y a los partidos patronales. Planteamos que la salida a este cuadro general de crisis del capitalismo pasa por un gobierno de los trabajadores. Sobre esa base nos unimos, más allá de las diferencias en planteos que pueda hacer cada organización en particular sobre temas puntuales.

Romina del Plá y Nicolás del Caño

E.F: – Nombraron una serie de provincias que recorrieron y uno de los rasgos que parece distinguir al FIT es su carácter nacional, una característica que casi ningún espacio político tiene hoy.

R.P: – Si, claramente, eso es porque los partidos de izquierda tenemos características comunes, los partidos que forman el Frente son partidos militantes, por eso no sufrimos las consecuencias que la crisis política descarga sobre otras organizaciones. Esos son “espacios” que son para hacer carrera política, muchas veces sellos o acuerdos de figuras o de cúpulas, que van y vienen. Por eso los nuestros son nacionales, a los que nos une la denuncia y la lucha en común contra la crisis política y económica a la que nos llevaron esos partidos patronales, y nos organizamos y nos desenvolvemos interviniendo en cada provincia en el movimiento obrero, en el movimiento estudiantil y de la juventud, de las mujeres y las disidencias sexuales, y eso nos da una enorme fortaleza.

E.F: – La campaña electoral está marcada por la crisis económica y por el acuerdo con el FMI. Ustedes tienen una posición de romper con el Fondo, pero que es cuestionada por el kirchernismo y el progresismo en general por no ser realista, por ser un planteo ideologizado ¿Qué les responde?

R.P: – Es que no hay salida si no es rompiendo con el FMI y desconociendo la deuda usuraria y el megaendeudamiento que alcanza no sólo al gobierno nacional, sino también a las provincias. Si no tomamos medidas de fondo; si no nacionalizamos el sistema bancario y el comercio exterior, no vamos a poder liquidar la especulación financiera ni frenar el drenaje de los capitales y la riqueza del país; sino nacionalizamos el complejo hidrocarburífero no vamos a poder frenar los tarifazos ni impedir la destrucción medioambiental de las petroleras. Todos los que dicen que van a hacer algo diferente al macrismo, pero no plantean que van a romper con el FMI, todos los que dicen que van a renegociar la deuda, lo que están haciendo es maquillar el ajuste que van a hacer.

E.F: – ¿Por qué no se puede renegociar? ¿Qué consecuencias tendría una renegociación?

N.C: – Es lo que dice Romina: para renegociar el acuerdo por un acuerdo de facilidades extendidas, por ejemplo, en el que se extiendan los plazos de pago, te van a pedir la reforma laboral, el ANSES, la edad jubilatoria, la educación, la salud pública. Eso es lo que ha hecho siempre el FMI. Es el caso portugués, que ponen de ejemplo como si fuera un éxito, y todavía no volvieron a los niveles de vida anteriores a la crisis. O Grecia, que tiene condicionada su política fiscal por 41 años, ¡hasta el 2060! El próximo gobierno tiene que pagar casi cuarenta y cinco mil millones de dólares sólo al FMI. Ni con retenciones del cien por ciento al complejo sojero se puede pagar.

Romina del Plá

E.F: – Pero el kirchnerismo pone como ejemplo la renegociación del 2005, que considera exitosa…

N.C: – Nosotros no estamos de acuerdo con los resultados de esa negociación, con haber pagado centenares de miles de millones de dólares a los acreedores privados, 10 mil millones de dólares en efectivo al FMI, para el que no hubo ninguna quita. Pagando y todo nos dejaron una deuda de 200 mil millones de dólares. Además, parece que nos estuvieran diciendo que se tiene que hundir el país todavía más para después salir con una renegociación. Pagar la deuda es condenar al hambre y a la miseria al pueblo. Entonces, no se trata de una cuestión ideológica, “utópica”, como dice el kirchnerismo: para el pueblo trabajador es una cuestión de vida o muerte. Decir que se va a renegociar con el FMI y que al mismo tiempo se va a beneficiar al pueblo trabajador  ¡eso sí que es vender humo!

E.F: – ¿Cómo interpretan el acuerdo del kirchnerismo con Omar Perotti en Santa Fe y el levantamiento de la lista kirchnerista en Córdoba?

N.C: – Eso responde a una política muy clara del kirchnerismo, de unirse a los sectores más conservadores del Partido Justicialista. No es algo nuevo, pero ahora se vuelve una política muy firme. Dos días antes de levantar la lista en Córdoba habían lanzado la candidatura de Pablo Carro, diciendo que (Juan) Schiaretti era igual que Macri, y después lo bajaron para apoyar a Schiaretti. En Tucumán apoyan a (Juan) Manzur. En Entre Ríos festejan el triunfo de (Gustavo) Bordet, que no sólo sus diputados votaron la reforma contra los jubilados, sino que él mismo declaró que la ley era muy buena. En el Congreso no podrían haber salido las leyes del macrismo, la de los fondos buitres, las de presupuesto, todas las leyes que se votaron no podrían haber salido sin el apoyo de los que ahora vuelven a ser aliados del kirchnerismo, en eso que llaman frente antimacri, con los que apoyaron la política de Macri.

E.F: ¿Y el planteo de unidad de pañuelos verdes y celestes, de postergar la lucha por el aborto legal que señaló la ex presidenta Cristina Fernández?

N.C: – En eso hemos sido, desde siempre, completamente homogéneos en el FIT. Las decenas de compañeros que ocupan bancas parlamentarias nacionales y en las distintas provincias siempre han impulsado el tratamiento de esas cuestiones y las defienden no solo en los recintos, sino en la calle, en las movilizaciones. Este planteo de unir pañuelos verdes y celestes nosotros lo rechazamos completamente. No se puede seguir condenando al aborto clandestino y a la muerte a miles de mujeres, y especialmente a las más pobres. El FIT es la única fuerza que defiende consecuentemente los derechos de las mujeres, y este va a ser uno de los principales ejes de nuestra campaña electoral.

R.P: A lo que dice Nico te agrego que nuestro programa es también el único que se pronuncia por la separación de la Iglesia del estado, para sacarle la financiación millonaria que reciben todas las iglesias. Y ninguno de estos temas es el resultado de una especulación electoral, de que la ola sea favorable o desfavorable. Y esto, en el cuadro actual, cobra una doble importancia, porque todos los bloques se han subordinado al lobby de las iglesias, y pretenden condicionar el debate y la presentación del proyecto de ley de Aborto legal este año. Y en eso están todos los bloques, desde Cambiemos al kirchnerismo. En estos temas no se ha avanzado ni un milímetro ni bajo Cambiemos ni bajo Cristina, que cajoneó doce años los proyectos por el aborto legal, porque todos se someten a las presiones de las iglesias. Por eso estamos reclamando que la ley de aborto legal se trate ya, que es urgente, y lo mismo con la modificación de la Ley de Educación Sexual Integral, para que realmente haya educación sexual en las escuelas, que tiene dictamen favorable, y que no se quiere tratar.

Nicolás del Caño

E.F: – ¿Qué lectura hacen, casi cuatro años después, del voto en blanco del 2015 en el ballotage entre Macri y Daniel Scioli?

N.C: – Creo que el kirchnerismo nos usa como pretexto para justificar su fracaso. Habría que preguntarle a Cristina a cuantos actos de la campaña de Scioli fue, o por qué, como cuenta en su nuevo libro, no aceptó el pedido de Scioli de ir de candidata a diputada; o por qué lo denunciaba como el candidato de los buitres, igual que a Macri y a Massa. Scioli hizo demagogia en el debate presidencial, pero durante toda la campaña dijo que había que arreglar con los buitres, que había que bajar las retenciones, que había que devaluar. Ese es el programa que llevó adelante Macri, y nosotros no apoyamos ajustadores.

R.P: – Nosotros nos regimos por el principio de la independencia de los trabajadores de todos los bloques patronales. Sobre esa base decidimos. Ahora, por supuesto, tomamos esas decisiones en el contexto de situaciones concretas. Por ejemplo, en el ballottage del año pasado en Brasil apoyamos críticamente a Hadad contra Bolsonaro, el FIT hizo un acto en la embajada de Brasil. Pero que nadie me cuente que, con el principal candidato de la oposición preso y un fascista del otro lado, era la misma situación que acá en el 2015. El kirchnerismo se tiene que hacer cargo de su fracaso y de que le allanó el camino a Macri. Y a la luz de todo lo que han hecho los gobernadores kirchneristas, empezando por Alicia Kirchner, que aplicó el ajuste más feroz del país y la colaboración que prestaron en el Congreso a las leyes macristas, queda clarísimo que iban a aplicar una política de características similares a las de Macri. El propio Scioli, cuando se votó la reforma previsional, no estuvo, y se justificó diciendo que, como él había gobernado, conocía las necesidades que tiene un gobierno. Traducción: Presidente, ajuste; Presidente, endeude. Y en mi caso, docente de la provincia de Buenos Aires, nadie me va a contar quién era Scioli, le conocemos todas las mañas. Vivimos el derrumbe educativo, el de los salarios, la infraestructura. Que no culpen al Frente de Izquierda de su propio fracaso.

E.F: – Hay toda una serie de temas que normalmente quedan fuera de las campañas, pero que afectan tremendamente a la población trabajadora. Me refiero a los temas medioambientales, al uso de agrotóxicos, la megaminería: ¿Cuál es el punto de vista del FIT acerca de estas cuestiones?

N.C: – Siempre planteanis las cuestiones socioambientales. Nos oponemos a la megaminería contaminante; al fracking en Vaca Muerta; a los desmontes para la siembra de soja; a Monsanto. Siempre estamos presentes en cada una de esas peleas y en esas movilizaciones. Yo milité activamente en el movimiento contra la megaminería en Mendoza, que hasta el día de hoy ha logrado frenar todos los proyectos megamineros. En este caso, también el FIT es la única fuerza que tiene un compromiso consecuente con estas luchas, porque todas las demás han tenido o tienen compromisos con estas grandes empresas, a las que lo único que les importan son sus ganancias, que no tienen para nada en cuenta los daños que causan a la población y al medio ambiente.

R.P: – Además, la solución a esas cuestiones pasa por la planificación de la explotación de los recursos minerales, hidrocarburíferos, ambientales, y esa planificación pasa por la nacionalización y el control de los trabajadores, que sólo nosotros planteamos. Esa es la única manera de acabar con estos desastres, con la fumigación sobre las escuelas, los alumnos, los docentes y directamente sobre toda la población, que es lo que pasa hoy.

Nicolás del Caño jura como diputado; detrás, Romina del Plá. Foto: La izquierda diario

E.F: – La cámara de Diputados dio media sanción a la “Ley de Economía del Conocimiento”. El FIT votó en contra y Nicolás caracterizó a esta nueva norma como una ley a la medida de Marcos Galperín, el dueño de Mercado Libre ¿Por qué?

N.C: – Porque es una ley para subsidiar a las empresas mientras, por ejemplo, se está destruyendo al Conicet. Todas las bancadas, salvo el FIT, votaron a favor del regalito a este amigo de Macri, que se va a beneficiar con rebajas impositivas mientras nos dicen que hay que reducir el déficit fiscal. Galperín, en Twitter, nos acusó de “izquierda de cabotaje”, contrapuesta al supuesto comunismo chino, que sería un ejemplo de innovación tecnológica, cómo si nosotros nos opusiéramos al desarrollo tecnológico. Nos oponemos a que el desarrollo tecnológico esté al servicio de las ganancias empresarias, queremos que las innovaciones sirvan para la resolución de las necesidades sociales. Ademá,s de que está claro que China no tiene nada de comunista, pero se ve que los salarios miserables, la esclavitud laboral y la dictadura policial que prohíbe la formación de sindicatos independientes es el sueño de Galperín, y de todos los empresarios: de los de cabotaje y de los globales.

E.F: – Se viene el paro del 30 de abril, aunque en realidad no se sabe bien de qué se trata ni qué es ¿Que opinan sobre la medida que impulsa Hugo Moyano y sus aliados?

R.P: – El 30 de abril es un intento de descomprimir, una manera de contener con el fin de llegar a las elecciones. O sea: es una medida completamente aislada, que tiene por objetivo ayudar a los burócratas a llegar a las elecciones de octubre disfrazados de opositores. Vos fíjate que la CGT (Confederación General del Trabajo) no convoca a nada, los gremios de la CATT (Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte) convocan a un paro el primero de mayo que solamente perjudica a la izquierda, que tuvimos que correr el acto del día de los Trabajadores al 30 de abril a las 17:30. No disponemos de plata para micros, como si tienen los burócratas ¡Parece a propósito! ¡Tuvimos que terminar convocando al acto el 30 para que la gente pueda llegar a Plaza de Mayo! Por eso vamos a marchar  con una columna independiente, a reclamar un Plan de Lucha, un paro de 36 horas. Los trabajadores tienen que intervenir directamente en la crisis, y movilizarse para abrir su propio curso independiente de la burocracia sindical y de los partidos patronales.

E.F: – ¿Cómo creen que va a evolucionar la crisis económica? ¿Ven alguna perspectiva de solución?

N.C: – Volvió a explotar el dólar, aumenta el riesgo país, la devaluación sigue pulverizando los salarios y las jubilaciones. Esa situación escala día a día, y ya se ve como el empresariado y Wall Street están pidiendo el Plan V: que Macri  baje la candidatura y le deje el lugar a (María Eugenia) Vidal. Y, mientras tanto, dan manotazos de ahogado, como este plan de los “Precios Esenciales”, parches, a ver si el pulmotor que le dio el FMI a Macri lo hace llegar a octubre. Por eso, para nosotros lo importante, y eso es lo que vamos a plantear en la campaña electoral, es fortalecer al Frente de Izquierda, que se propone desarrollar toda la energía y toda la bronca de lucha de la clase trabajadora. Y la campaña electoral es un medio para impulsar la movilización del pueblo trabajador, para abrir una salida basada en la ruptura con el FMI y luchar para que la crisis la paguen los capitalistas.