lunes, abril 22, 2024
Nacionales

Las tarifas van por la autopista y los salarios por la bicisenda

Guillermo Dietrich anunció un nuevo esquema tarifario en el transporte para el Área Metropolitana que finalizará con un aumento escalonado del 38%. Mientras continúa la caída del poder adquisitivo, el Gobierno avanza contra el bolsillo de los trabajadores.

Por Juan Agustín Maraggi/El Furgón

El Ministro de Transporte Guillermo Dietrich brindó una conferencia de prensa en la que definió las nuevas tarifas para el transporte, en el área Metropolitana, que entrarán en vigencia a partir del próximo mes. De enero a marzo del 2019 recibirán un aumento total del 38%. El mínimo para colectivos arrancará abril en $18, para el subte $21 y el tren en $12,25. Argumentó su decisión en la financiación que realizan quienes viven en el interior al servicio de transporte metropolitano, culpabilizando al kirchnerismo de esta situación. Sin embargo, el funcionario no resiste un archivo.

En paralelo a la conferencia, el PRO no se presentó en la legislatura porteña para debatir, en sesión extraordinaria, el decreto que busca cerrar catorce escuelas nocturnas, mientras, según informó Ámbito Financiero, evalúa rebajar por decreto los impuestos internos para los autos de alta gama. Las circunstancias nos permiten volver a los números económicos del año y confirmar, nuevamente, que la crisis la pagan los y las trabajadoras.

El poder adquisitivo del Salario Mínimo Vital y Móvil -según un reciente informe del Centro de Economía Política Argentina– lleva acumulada una pérdida del 24% desde diciembre del 2015 a este mes. Esto representaría en promedio $2.700 mensuales.

Según una investigación de la Universidad Nacional de Avellaneda, para el mes de noviembre, la paritaria promedio registraba una caída del 10,2% en relación a la inflación. El mismo informe señala una baja cercana a los 20 puntos en la capacidad de compra salarial en relación a la Canasta Básica Total (CBT).

Por su parte, la CBT aumentó un 54,6% en el período que comprende octubre del 2017 al mismo mes del corriente. Esto representaría un aumento de esta en un 10% por sobre la inflación.

En noviembre, el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina analizó los datos correspondientes al 2° trimestre del 2018, en comparación al mismo un año antes; la desocupación pasó del 8,7% al 9,6%. Esto significa una cifra cercana a 240.000 desocupados nuevos, transformándose en la tasa más alta de desempleo en los últimos doce años.

El Gran Buenos Aires es uno de los grandes afectados; tras la caída sostenida de la industria, las tasas de desempleo llegan al 11,4% en todo el GBA y 12,4% en el conurbano bonaerense, excluyendo la ciudad de Buenos Aires. Las cifras por arriba de los dos dígitos también se pueden visibilizar en cuatro conglomerados: Salta, Córdoba, Rawson-Trelew y Santa Rosa.

El famoso bono de $5.000 para el sector privado no alcanza a paliar la pérdida de salario real. El decreto 1043/2018 establece $2.500 junto al sueldo de noviembre y $2.500 en el de enero pero quedó lejos de cubrir la merma de este año. Según el informe: “para el salario mínimo, vital y móvil ($10.700), el bono cubriría algo más de la mitad de lo perdido, y la proporción se reduce significativamente para salarios superiores. Para el salario promedio, alcanza sólo al 17,4%”.

Según el relevamiento del CESyAC para la Ciudad de Buenos Aires, una familia promedio (cuatro personas) necesita $58.567 para solventar la CBT y los servicios básicos. Como indicamos anteriormente, esto representa $10.468,77 más que en junio de este año y $25.179 más que el mismo mes del año pasado.

Una vez más los datos confirman que el salario continúa siendo la variable a ajustar en todos los términos y la crisis la pagan los y las de siempre.

NOTAS RELACIONADAS

Un guiño de Macri a los especuladores mientras el dólar se dispara
El ajuste al bolsillo no tiene techo