lunes, junio 17, 2024
GénerosNacionales

Femicidios en época de Coronavirus: ¿Cómo protegernos?

Valientes, libres, diversas,
Somos manada feminista, hacia la huelga
Valientes, libres, diversas,
Somos manada feminista
Y esta es nuestra huelga

La fortaleza de luchar en hermandad
Esa grandeza que no es otra cosa que esa fuerza
Que me impulsa y me llama a caminar
Juntas es la única opción en esta guerra intensa
Si se normaliza la violencia patriarcal
La autodefensa se convierte en nuestra forma de luchar
Insurgente siempre, hermana, no es casualidad
Antipatriarcal y disidente esto está a punto de explotar

Nos quieren alejadas de nuestros cuerpos (diversos)
Mientras sostenemos la mitad del cielo (a fuego)
Somos las que nunca tuvieron palabra
Las brujas, degeneradas, diablas y malas…

Antes preguntaba ahora no pido permiso.

Estas son algunas de las estrofas de la canción “Yo por ellas y ellas por mí” resultado de un trabajo colectivo y conjunto realizado para el 8M de 2018. Las artistas que lo realizaron lanzaron una petición pública a la que respondieron mujeres de distintos lugares del mundo para luego grabar en Madrid un video con un alto nivel de convocatoria.

Yo por ellas, ellas por mí

Nunca mejor utilizado el constructo “manada feminista” entendido como conjunto de la misma especie que se moviliza en grupo como una hermandad. Como una unión de subjetividades que se entrelazan bajo una misma causa. No morir. Se organiza, se cuida y protege en pos de posibles ataques en manos de la violencia machista. Una manada poco tiene que ver con 5 jóvenes que secuestran, atacan, violan y someten a una joven. Eso es una tropa de violadores.

Según las cifras del Observatorio de las Violencias de Género “Ahora que sí nos ven” en lo que va del mes de marzo hubo 24 femicidios, de los cuales 14 han ocurrido  durante la cuarentena anunciada y ordenada por decreto a partir del viernes 19 de marzo (extendida hasta el 13 de abril). Miles de denuncias por violencia de género llegaron a los centros de atención. Esta otra “pandemia” no se detiene sino que, por el contrario, toma fuerza en estos días de encierro, aislamiento y en algunos casos hacinamiento.

Si bien la tendencia de un femicidio cada 30 horas se mantiene, existe una mayor preocupación ya que la cuarentena aumenta el riesgo de que las mujeres sufran violencia de género: “Esta situación de aislamiento obligatorio hace que muchas mujeres estén recluidas con sus agresores. Además, hay muchas que se pueden ver impedidas de buscar ayuda”, comentó, Betiana Cabrera Fasolis, dirigente de la Organización Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá). 

Qué es lo que le sucede al agresor ante el “Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio” en este sistema patriarcal donde el macho se siente amo, señor y dueño de nuestros cuerpos y vidas? Una de las posibles miradas es la resistencia y frustración que el hombre padece ante la imposibilidad de mostrarse como patriarca y proveedor en este modelo que ahí lo ha ubicado durante décadas. Su autoestima herida lo lleva a un estado de malestar generándole un inmenso grado de violencia que luego descarga sobre sus víctimas ¡Nosotras!

Como comenta la feminista boliviana Adriana Guzmán: “El sistema patriarcal mediante la conducta machista explota al cuerpo de la mujer a lo largo de la historia. Somos el depositario de un sistema que conlleva años y mediante el cual también se sostiene el capitalismo ya que se beneficia de la opresión sobre la mujer no reconociendo el trabajo que realiza para que el hombre sea útil para el patrón”.

Siguiendo el argumento de esta reflexión el macho se siente disminuido al perder ese poder que el sistema le adjudica como mandato y ante la imposibilidad de cumplirlo y  salir, trabajar, decidir, hacer y servir al capital ejerce sobre la mujer diversos tipos de violencia; psíquica, verbal, económica, patrimonial para descargar su impotencia. La impotencia del macho.

Ante la situación actual no es el violento el único encerrado, la mujer víctima de éste no está en situación de huir de las agresiones y debe mantenerse recluida en el mismo espacio que el hombre. Es un escenario muy complejo el que se plantea ya que la posibilidad de escape es menor y debido al aislamiento obligatorio y la disminución del transporte a las mujeres se les dificulta salir de sus viviendas.

En tal sentido es importante resaltar que una de las excepciones al decreto del “Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio” está relacionado con la factibilidad de realizar una denuncia, en este caso la mujer puede salir a la calle ya que es una situación de fuerza mayor. Fuerza mayor para salvar su vida.

Por su parte el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación habilitó tres líneas de teléfonos por WhatsApp (11-2771-6463, 11-2775-9047 y 11-2775-9048) para que se puedan hacer denuncias sin la necesidad de salir de sus casas o exponiéndose a una llamada que pueda ser escuchada por el agresor.

Otra de las maneras para realizar una denuncia es mediante el número 137, una línea de atención a víctimas de violencia familiar que tiene cobertura en todo el país y por otra parte el número 144 de atención a mujeres para contención y asesoramiento en casos de violencia. Además se encuentra en funcionamiento la página web del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad (www.argentina.gob.ar/generos), el siguiente mail para comunicarse: linea144@mingeneros.gob.ar  y una aplicación gratuita: Línea 144 Atención a mujeres que se puede descargar en el teléfono.

La ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta, explicó una nueva medida adoptada e indicó que: “las personas en situación de violencias por motivos de género podrán acercarse a la farmacia más cercana de su barrio o llamar a la de confianza”. Al solicitar en el comercio un “barbijo rojo”, el personal de la farmacia “comprenderá que se trata de una situación de violencia por motivos de género y gestionará una comunicación con la Línea 144, único dispositivo federal de asesoramiento y asistencia integral ante situaciones de violencia por motivos de género en todo el país y podrán brindar asistencia”.

Otra de las acciones tomadas por este Ministerio en pos de la emergencia sanitaria es continuar de manera ágil y conjunta dándole forma al Plan Nacional Contra las Violencias por Razones de Género. En este sentido el organismo pretende obtener la participación de los/las que quieran realizar sus aportes por lo que desarrolló un formulario web que está disponible para que el/la que desee compartir sus experiencias y reflexiones:  www.argentina.gob.ar/generos/foroparticipativo.

Es un momento muy particular el que estamos transitando y es fundamental cuidarnos y cuidar al otro, generar redes vinculares de sostén, confianza, sororidad y contención para que “valientes, libres, diversas y vivas nos queremos” no sea un lema y cántico sino una realidad que demandamos y tenemos derecho a denunciar, proclamar y hacerla un hecho.

Carla Elena. Psicóloga Social, Diplomada en “Violencia Familiar y Género”. “Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes”. Graduada en “Educación Sexual Integral: Desafíos dela implementación en el ámbito educativo y comunitario”. Miembro de Forum Infancias. Docente.