viernes, junio 21, 2024
Nacionales

La fragilidad del maestro/a

Maestro/a es aquel ser que puede ver al otro, quién observa lo que sucede, trasciende lo físico, quién logra percibir la mirada, captar un gesto, quien tiene la fragilidad suficiente para dejarse penetrar por la otredad y hacer con ello.

Maestro/a es aquel sujeto que educa y en ese acto no solo enseña la currícula acordada sino que dona, dona la oportunidad, habilita la sensibilidad, la capacidad de hacer con otros, del acto social subjetivante mediante un gesto de amor.

Maestro/a es aquella persona que mediante sus actitudes, sus acciones, su estar cotidiano aloja, sostiene, despierta inquietudes, interrogantes más que saberes estancos y ese es el acto más político que puede suceder.

Maestro/a es aquel individuo que duda de sus saberes, el que se deja interrogar e interpelar por sus estudiantes, el que se permite transitar la incertidumbre, el que se inquieta ante un nuevo curso, el que comprende que evaluar no es una simple y mera nota sino que tiene que ver con un recorrido del camino realizado.

Maestro/a no es el ser que tiene la responsabilidad de diagnosticar, de etiquetar y rotular; maestro/a es el que puede ver, atender a lo que sucede frente a sus ojos y actuar y advertir y contener, pero nunca juzgar y determinar.

Maestro/a es aquel/aquella que recordaremos siempre, el que nos dejará una marca, un rasgo, un recuerdo, un comenzar a narrar nuestra historia en el ámbito escolar. Hermosa experiencia para esos seres que tienen esa bella oportunidad.

Me permito cerrar esta columna con una frase de Paulo Freire “El maestro es necesariamente un militante político. Su tarea no se agota en la enseñanza de matemática o geografía. Su tarea exige un compromiso y una actitud en contra de las injusticias sociales. Lucha contra el mundo que los más capaces organizan a su conveniencia y donde los menos capaces apenas sobreviven. Donde las injustas estructuras de una sociedad perversa empujan a los “expulsados de la vida”. El maestro/a debe caminar con una legítima rabia, con una justa ira, con una indignación necesaria, buscando transformaciones sociales”.

Carla Elena. Psicóloga Social, Diplomada en Violencia Familiar y Género. Graduada en “Educación Sexual Integral: Desafíos de la implementación en el ámbito educativo y comunitario”. Miembro de Forum Infancias. Docente.

Portada: Ilustración de Rep publicada en ctera.org.ar