viernes, junio 21, 2024
Nacionales

La intendenta Sandra Mayol no da la cara ante los concejales y familiares de las víctimas de la masacre de San Miguel del Monte

Por Jorge Brunt/ElFurgón –
Indignación es el término que resume el sentimiento que se respira en la Plaza Alsina de Monte, junto con el frío que raja las manos y la piel. Indignación y bronca por el faltazo de la Intendenta Sandra Mayol. La jefa comunal debía concurrir este lunes 1° de julio, citada por el Concejo Deliberante en una votación unánime realizada en la sesión del viernes 28, de la que participaron y en la que hicieron uso de la palabra los familiares de las víctimas de la masacre.
En una nota dirigida a las autoridades del CD, Mayol adelantó su intención de no asistir a la “invitación” argumentando haber recibido a los familiares en varias oportunidades, “a fines de dialogar, atender e informarles temperamentos institucionales que se irán adoptando”. La nota, que da cuenta de un evidente tono legal a la hora de su redacción, sostiene que presentarse ante el Cuerpo legislativo para dar explicaciones, a través de él, a toda la población, acerca de su responsabilidad en los hechos del 20 de mayo, representaría una “duplicación que no tendría mayor justificación”. La citación, sin embargo, estuvo motivada por el reclamo de los propios familiares, que concurrieron a exigirla, como ya señalamos, en la sesión del viernes pasado.
Pero la indignación de los familiares se multiplicó a partir del planteo de Mayol acerca de la politización de su lucha: “frente a un tema tan sensible y que no debe quedar preso de climas electorales, ni usted ni ninguno de los ediles está en condiciones de garantizar la seguridad de los presentes o de la ciudadanía”, dice la nota enviada por la intendenta, y continua más adelante en el mismo sentido: “…habiendo antecedentes de lesiones a terceras personas por quienes no entienden los alcances del justo reclamo de justicia, cualquier conflicto, daño o lesión que a la postre se genere lo harán a usted directamente responsable”, dice la Intendenta en relación al Presidente del Concejo, ingeniero José Castro. Los familiares rechazan estos planteos, y acusan a la Intendenta de rehuir su responsabilidad, negarse a dar explicaciones y ser ella, por el contrario, la que politiza el tema: “¿Quedarse en su casa encerrada no es un acto político?”, dice Yanina Zarzoso, mamá de Camila, a quienes se movilizaron a la Plaza Alsina.
Por otra parte, como novedad en la evolución de la causa, y de acuerdo con un artículo publicado en el portal GrupoLaProvincia.com este mismo lunes, el municipio tendría intenciones de presentarse como “particular damnificado”, lo que le permitiría a Mayol “controlar la evolución del proceso”. Consultados al respecto, los familiares rechazaron tal posibilidad, en tanto consideran que no está clara la actuación de la jefa comunal en las horas inmediatamente posteriores a la masacre. Consultado sobre este punto, el abogado de Correpi Ismael Jalil señaló que “Acá los únicos que están ´particularmente ofendidos´ son los familiares. Lo que hace Mayol es especular con una estrategia para colocarse en condición de víctima cuando en realidad, como mínimo, debería ser investigada acerca de cuál fue su rol en relación en la tarea de encubrimiento e impunidad que desplegó el Secretario de Seguridad, que no era más que alguien que dependía exclusivamente de ella. Por eso es imprescindible que, por lo menos, se tome la decisión de investigarla”.