jueves, julio 18, 2024
Nacionales

Baradel: “Exigimos un plan de contingencia para que las escuelas sean lugares seguros”

Por María Belén Ancarola/El Furgón –

Luego de la mesa paritaria del jueves, el Frente de Unidad Docente bonaerense rechazó la oferta salarial del gobierno provincial y anunció un paro de 72 horas que va a comenzar el martes 28. En la reunión, los funcionarios propusieron un aumento del 19% con el sueldo de septiembre, más un plus no remunerativo a partir de 210 pesos y una nueva convocatoria en octubre.

Los gremios, que reclaman el 30% con cláusula gatillo, lo rechazaron porque está por debajo de los pronósticos inflacionarios, que llegan al 35%. “El Gobierno nos ofrece ese porcentaje porque está llevando adelante un ajuste brutal, en donde la baja de salarios es un objetivo y es parte del acuerdo con el FMI”, dijo Roberto Baradel, secretario general de SUTEBA (Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires).

En la última convocatoria, en agosto, los funcionarios de María Eugenia Vidal ofrecieron un aumento del 15% y un 1,7% adicional en concepto de material didáctico, que sólo recibirían los docentes al frente de grados. En ese mes, la gobernadora superó el récord de la paritaria docente más larga sin solución en los últimos 10 años: según la Federación de Educadores Bonaerenses, el salario docente no sufrió ningún tipo de variación desde diciembre de 2017 a la fecha.

Roberto Baradel


Los gremios también reclamaron mejoras en la infraestructura de las escuelas. “Exigimos que elaboren un plan de contingencia para que las escuelas sean lugares seguros. Para eso debería convocar a los intendentes, los consejos escolares, las universidades y los sindicatos y los ministerios, colegios de profesionales y establecer una partida especial de dinero para resolver la situación de emergencia con respecto a los problemas de electricidad, gas, y peligros de derrumbe -explicó Baradel- si las escuelas no son lugares seguros, no pueden procurar una educación de calidad”.

El encuentro fue el primero luego de la muerte de la vicedirectora Sandra Calamano y el portero Rubén Rodríguez de la escuela nº 49 de Moreno, que evidenció la emergencia edilicia en los establecimientos bonaerenses. Por ese motivo, los gremios pidieron al comienzo que participe un compañero de ellos en la reunión y llegaron al encuentro con carteles que decían “Sandra y Rubén presentes”.

Este caso no fue el único que evidenció las condiciones en las que trabajan los docentes y los auxiliares: el 16 de agosto, una maestra de La Matanza recibió una descarga eléctrica tras abrir el tablero para restablecer la energía. Otro caso ocurrió en Lomas de Zamora, en donde los alumnos, docentes y auxiliares tuvieron que salir corriendo por un escape de gas que inundó de olor a varias salas. Por otro lado, más de 600 escuelas suspendieron sus clases por fallas en el gas, la electricidad o la mampostería.

Las partes hablarán sobre infraestructura, condiciones laborales y condiciones de salud. Sin embargo, el reclamo viene desde antes: en mayo los sindicatos elevaron un informe a las autoridades bonaerenses en el que advertían sobre deficiencias de todo tipo en, al menos, 700 de los 17.000 establecimientos públicos del territorio.

“Estas reuniones fueron fuertemente reclamadas por nosotros. Esperamos que se pueda empezar a trabajar seriamente en la infraestructura, elaborando mapas de riesgo en las escuelas, acondicionándolas y garantizando buenas condiciones de trabajo”, concluyó el dirigente de SUTEBA.