lunes, junio 17, 2024
Cultura

Rodolfo Fucile, el artista que dibuja la calle

Por Rodolfo Fucile*/El Furgón –

En el libro “Bagatelas. Dibujos de Buenos Aires” escribí sobre mi acercamiento a la temática urbana, que posiblemente tenga su origen en la vereda de la calle Pujol, durante aquellas tardes de la infancia. Mientras mi abuelo tomaba mate, yo miraba y escuchaba a los vecinos. Una inquietud que con el tiempo empecé a plasmar en mis cuadernos de bocetos, donde voy juntando formas sueltas, fragmentos de historias que me llaman la atención, “desechos urbanos” que la gente deja al pasar.

“Sobretodo”, de Rodolfo Fucile.

Cualquier persona, objeto o paisaje puede ser el tema de un dibujo. Esto depende del interés, del estado de ánimo y de la capacidad de percepción que tenga en el momento. A veces todo pasa muy rápido y me limito a registrar con pocos trazos una escena o un conjunto de formas que en ese instante no logro procesar. Más tarde, apelando a la memoria y a la imaginación, reconstruyo lo que vi y hasta descubro relatos ocultos en esos croquis. Otras veces, cuando el “modelo” está más quieto (como ocurre en los bares), puedo estudiarlo en profundidad, capturar sus gestos y componer un personaje.

“Subte”, de Rodolfo Fucile.

Mi última serie editada se llama “Rebusques” y está dedicada a los trabajadores callejeros: churreros, parrilleros, malabaristas de semáforo, vendedores de ropa, lustrabotas, manteros, feriantes de todo tipo. Hombres y mujeres que diariamente luchan por la supervivencia en un medio hostil. Algunos valiéndose de un oficio artesanal que ejercen con orgullo, aunque la economía no los acompañe. Otros rebuscándosela como pueden, a veces en las peores condiciones y perseguidos por la policía, como es el caso de los vendedores inmigrantes.

“Senegal”, de Rodolfo Fucile.

Las temáticas de mis cuadernos son variadas. Aunque a veces voy a un lugar con una idea previa o al menos una expectativa, me dejo llevar por lo que aparece. Siempre hay algo que me sorprende y cambia el trayecto. Ese imagen probablemente sea el germen de un dibujo o serie futura. En cualquier caso, el croquis callejero es un valioso ejercicio que me ayuda a practicar el dibujo rítmico y sintético. Además me mantiene en contacto con la vida cotidiana, que es mi principal fuente de inspiración.

“Volquetes en Villa del Parque”, de Rodolfo Fucile

*Rodolfo Fucile. Buenos Aires, 1978. Ilustrador y dibujante. Trabaja para medios gráficos, editoriales y productoras audiovisuales. Publicó los libros Artistas irrelevantes, El Supervisor, Fuera de Serie y Bagatelas, y fanzines como Semana Trágica, Fosa común y Rebusques. Expuso de manera individual y junto al grupo Dibujantes en Colectivo.

www.rodolfofucile.com.ar / info@rodofucile.com.ar