lunes, junio 17, 2024
Por el mundo

Elecciones con balotage en Uruguay. El Frente Amplio contra los fantasmas de la derecha

Por Fabián Kovacic/El Furgón –

El Frente Amplio irá por tercera vez a un balotage presidencial el 24 de noviembre nuevamente contra el Partido Nacional y en busca de su cuarto mandato consecutivo. Esta vez las cosas parecen más complicadas a caballo de la derechización política y social.

La fórmula frenteamplista integrada por el socialista Daniel Martínez y la independiente Graciela Villar, alcanzó el 39,2 por ciento de los votos y su rival Luis Lacalle Pou junto a Beatriz Argimón el 28,6 en la primera vuelta del domingo 27 de octubre.

Luis Lacalle Pou, candidato del Partido Nacional. Fuente: @PNACIONAL en Twitter.

Es la votación más baja del FA ya que en 2004 el primer triunfo de Tabaré Vázquez lo alcanzó con el 50,4 por ciento de votos sin necesidad de segunda vuelta. En 2009, José Mujica fue ungido presidente en segunda vuelta tras obtener en primera vuelta el 47,9 por ciento de votos frente al nacionalista Luis Lacalle que llegó al 29,07 por ciento. La tercera presidencia fue lograda por Vázquez nuevamente con un 47,8 por ciento en primera vuelta frente al 29,8 de Luis Lacalle Pou para ser electo en segunda vuelta.

Esta vez Martínez no alcanzó a perforar la barrera de los 40 puntos, mas de diez puntos respecto de la primera presidencia y ocho puntos menos que en la segunda y tercera. El Partido Nacional, como se ve mantuvo sus votos históricos y eso le alcanzó para forzar el balotage donde llega envalentonado y con ganas de romper la maldición en el cuarto intento a falta de tercero.

Tapa del diario El País, lunes 28 de octubre.

En la primera vuelta celebrada el domingo 27 de octubre se presentaron once formaciones políticas lo cual dispersó los votos entre tantas opciones. El que mas sintió la perdida de sufragios fue el FA, también por el desgaste lógico de quince años en el poder.

Detrás de Martínez  y Lacalle se ubicaron el candidato del Partido Colorado, Ernesto Talvi con el 12,3 por ciento y en cuarto lugar el militar Guido Manini Ríos cosechando el 10,1 por ciento de sufragios. Detrás de ellos se ubicaron los otros siete candidatos con un porcentaje de votos entre 1,4 y 0,1 por ciento aunque juntos suman el 5,5 por ciento del padrón y sólo dos de ellos están alineados en la derecha ideológica.

Portada del matutino “la diaria”.

Tanto Lacalle como Talvi representan el pensamiento neoliberal. El primero ligado a los intereses rurales y el segundo a las finanzas internacionales. Manini Rios además apunta a la eliminación de algunos derechos como la ley de matrimonio igualitario, la legalización del cannabis y el cierre de cualquier intento de juzgamiento para los militares vinculados al terrorismo de Estado en los años setenta.

Apenas conocidos los resultados, Talvi y Manini Ríos se apuraron a confirmar que apoyarán a Lacalle en la segunda vuelta, pero no hay forma de confirmar que sus afiliados acaten mansamente sus voluntades.

Tapa del diario “La República”, jueves 31 de octubre.

El 10 por ciento de Manini Ríos preocupa porque se trata del general en jefe del Ejército destituido por el presidente Tabaré Vázquez, el 12 de marzo, por haber cuestionado al poder Judicial y ocultado pruebas sobre la confesión del militar represor José Nino Gavazzo, quien confesó que fue el responsable de arrojar al Río Negro, en 1973, el cuerpo de detenido–desaparecido Roberto Gomensoro. Manini ya había sido arrestado por Vázquez, a fines de 2018, por cuestionar la reforma jubilatoria militar votada en el Parlamento a instancias de la bancada del FA.

Apenas expulsado del Ejército organizó su partido Cabildo Abierto en mayo y ya obtuvo el 10 por ciento de votos, en base a un discurso centrado en el combate a la delincuencia y los delitos vinculados a la seguridad ciudadana.

Graciela Villar y Daniel Martínez, candidatos del Frente Amplio. Fuente: @Dmartinez_uy en Twitter

El mismo domingo 27 la ciudadanía fue convocada a votar por una nueva ley llamada Vivir sin Miedo, impulsada por el senador Nacionalista, Jorge Larrañaga. Se planteó la creación de una guardia nacional, autorización para allanamientos nocturnos, cumplimiento efectivo de penas por delitos graves y revisión de las condenas perpetuas en el caso de delitos gravísimos, como puntos centrales. Los ideales punitivos de la derecha  está condensados en ese proyecto, al punto que ni Lacalle, Talvi o Manini Ríos convocaron a votarlo. Con todo el plebiscito alcanza el 46,7 por ciento. Poco menos de la mitad de la sociedad uruguaya quiere mano dura.

Página interior de El País, lunes 28 de octubre

Si pasa la prueba del balotage, Martínez llegará al gobierno con un Parlamento donde el FA perdió las mayorías en amaba cámaras. En Uruguay el Senado cuenta con 30 legisladores y la Cámara de Representantes con 99. El domingo 27 se votó la renovación total de ambas cámaras. El FA obtuvo en el Senado 13 bancas mientras que el partido Nacional se quedó con diez, el Colorado con cuatro y el flamante Cabildo Abierto con 3. Sólo la unidad de Nacionalistas y Colorados los convierte en mayoría. En la Cámara de Representantes el FA se quedó con 42 legisladores mientras que Nacionalistas y Colorados sumados alcanzan los 43, sin contar los once de CA. En el Senado las cosas son similares: 13 escaños para el FA, 10 para el Partido Nacional cuatro del Colorado y por si faltaran CA aporta tres más.

La alianza de la derecha uruguaya con el fenómeno novedoso representado por los dos partidos históricos y la suma de CA resulta un desafío para la segunda generación de dirigentes de la coalición de izquierda nacida el 5 de febrero de 1971. El 24 de noviembre se definirán los próximos cinco años de gobierno.

Portada: Foto de @Frente_Amplio en Twitter