viernes, junio 21, 2024
Nacionales

Guadalupe Luna, maestra salteña en lucha: “Somos docentes, no somos delincuentes”

Por Luis Brunetto/El Furgón –

La huelga de los docentes salteños autoconvocados entra en una nueva semana sin que el gobierno de Juan Manuel Urtubey haya podido quebrarla. Una lucha que reedita el conflicto que protagonizaron a principios de año, y en la que se ponen en juego recursos sindicales en los que el funcionamiento asambleario y el protagonismo de las bases son decisivos. Hablamos con Guadalupe Luna, docente de la Escuela 4795 de Tartagal, en el norte de Salta, acerca de un conflicto que ya se ha vuelto un ejemplo para toda la clase trabajadora argentina.

El Furgón: – En marzo habían protagonizado una gran huelga, y lograron un aumento muy por encima de lo que ofrecía el gobierno de Urtubey ¿Por qué fueron nuevamente al paro?

Guadalupe Luna: – En marzo, luego de una gran lucha, se consiguió que el gobierno provincial firme un decreto otorgándonos un 38 por ciento de aumento de forma escalonada. Muy lejos del 23 por ciento que firmaron los gremios a puertas cerradas y sin consultar a las bases. La protesta en ese momento fue por la falta de representatividad. Ahora, en julio la lucha nos vuelve a llevar a las calles, tanto por la situación económica como porque desde marzo tenemos una merma en nuestro sueldo debido a que el gobierno nacional dejó de enviar el Incentivo Docente. Es decir, que se nos dio por un lado y se nos quitó por el otro. Al finalizar el primer semestre vimos que el impacto de los aumentos en nuestros sueldos fue muy pobre. Porque es lindo hablar de porcentajes, como hace el gobierno, pero al aplicarlos a nuestros sueldos insignificantes se vuelven una miseria. Tenemos básicos de 10 mil pesos y con suerte  llegamos a sueldos de 20 mil y pico. Y la mitad en negro. La realidad es que en el primer semestre la  inflación fue del 22,5 por ciento, y los aumentos  llegaban al 17,5 por ciento. El 65 por ciento de los docentes está  bajo la línea de pobreza. Indignante y triste. La canasta familiar básica ha llegado a más de 30 mil pesos. Con nuestro sueldo y los aumentos escalonados no llegamos a cubrirla. Y sin contar el pago de vivienda y servicios.

Guadalupe Luna

E.F: – La gran movilización del miércoles fue reprimida. El jueves respondieron con una marcha multitudinaria ¿Significa que tienen un gran apoyo del pueblo salteño?

G.L: – La sociedad salteña se sintió sumamente violentada con la represión del miércoles, y eso sensibilizó a mucha gente  y  la llevó a apoyar y sumarse a la lucha. Somos docentes, no somos delincuentes. Históricamente luchamos por las mejores salariales y la metodología es la misma: paro, marchas y protestas pacíficas. Los conflictos que ganamos, además, benefician a todo el sector público provincial. Iniciamos una lucha los locos de delantal blanco y se benefician los judiciales, los policías y toda la administración pública. La represión permitió visibilizarla. Todos tenemos en la memoria a nuestra seño de primaria que contenía, cuidaba y enseñaba,  y verla en el piso golpeada por un policía es una imagen muy fuerte y dolorosa

E.F: – ¿Y cómo evalúas la respuesta del gobierno provincial al conflicto?

G.L: – Desde el lunes 22 la provincia tiene las rutas principales llenas de docentes que interrumpen momentáneamente el tránsito, para generar conciencia y protestar. Pero el gobernador continúa de paseo y de campaña, mientras Salta tiene cada vez más gente en las marchas y en las rutas. Las escuelas están cerradas y a él parece no afectarle. La educación en Salta está totalmente descuidada y pisoteada por el gobierno de Urtubey. Al candidato a vicepresidente de Roberto Lavagna le han creado un cerco mediático que impiden hacer conocer a nivel nacional la problemática de la docencia salteña. Aun en nuestra provincia, los medios hegemónicos no tocan el tema de las marchas, el paro y las movilizaciones.

Asamblea docente

E.F: – Urtubey dijo que los reclamos docentes pueden poner en riesgo “la gobernabilidad de la próxima gestión” ¿Qué podes decir de esa afirmación del gobernador?

G.L: – Estas declaraciones tienen una intencionalidad clara: culpar al que lucha y reclama por sus derechos.  El noroeste argentino se convirtió en un sector muy pobre en todos los sentidos, en lo educacional, sanitario y en materia de seguridad. La lucha docente refleja una de las partes de las cosas que están mal en nuestra Salta por culpa y a causa de la mala gestión e inoperancia de los que asumen el poder, no de los que luchamos.  Hasta que no se le dé la importancia necesaria a la educación, las luchas docentes van a seguir con este y todos los gobiernos que vengan.

E.F: – ¿Cómo sigue el conflicto? ¿Esperan apoyo de los sindicatos nacionales con un paro general de CTERA, por ejemplo?

G.L: – La lucha continúa. Esta es la medida de fuerza más grande y emblemática que hemos dado, un paro que llega al 97 por ciento de adhesión en toda la provincia. Acompañando este paro con marchas en las localidades principales e interrupciones momentáneas del tránsito en las rutas más importantes. Se trabaja la contrapropuesta en cada departamento, tratando de buscar una solución que realmente impacte y permita recuperar el poder adquisitivo del docente. Esperamos durante muchísimo tiempo que los gremios cumplan con su función y realmente defiendan al trabajador. Pero lamentablemente hoy en día los gremios funcionan como meras oficinas del gobierno. Prácticamente son empleados cumpliendo órdenes, firmando acuerdos entre ellos y defendiendo intereses personales y no colectivos. CTERA estuvo y está ausente en todos los reclamos docentes genuinos. Desde marzo hasta ahora jamás se interesaron por nuestra lucha. Quizás por sus posturas políticas en un año electoral.

NOTAS RELACIONADAS

Samuel Huerga cuenta cómo los maestros le torcieron el brazo al gobierno salteño: “La clave fue el funcionamiento asambleario”
Romina del Plá: “Para torcerle el brazo a los gobernadores ajustadores tenemos que llevar una lucha nacional”