sábado, abril 13, 2024
Nacionales

Elisa Salgado, del SUTEBA-Tigre, rechaza el acuerdo salarial con Vidal: “Debemos plantarnos y salir a ganar la calle”

Elisa Salgado es secretaria general del SUTEBA de Tigre, una de las seccionales dirigidas por la Lista Multicolor, opositora a la Lista Celeste de Roberto Baradel. La consultamos acerca de la situación del conflicto docente en curso.

Por Luis Brunetto/El Furgón – 

El Furgón: – Hay una gran confusión acerca del acuerdo y de las medidas de fuerza de los docentes ¿Cuál es la situación?

Elisa Salgado: – Es que las medidas que había resuelto el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) son ahora impracticables, porque UDOCBA (Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires) rechazó y llamó al paro para jueves y viernes. El SUTEBA (Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires) condicionó la firma al cumplimiento de 3 puntos y convocó a jornada de protesta el 3 y 4 de abril. Y la FEB (Federación de Educadores Bonaerenses) aceptó. Estos tres gremios representan a la gran mayoría de los docentes sindicalizados, y en los hechos, esto representa un rechazo del acuerdo. Las medidas van a hacerse igual, así como el paro que llamamos desde las seccionales multicolor para el miércoles y jueves. Ese jueves 4 vamos a hacer una reunión de coordinación, abierta a todos los compañeros, para organizar medidas y acciones de lucha.

EF: – Los medios daban el acuerdo por hecho…

ES: – Lo que hubo desde el miércoles 27, cuando el Gobierno hizo la propuesta salarial, fue una operación mediática organizada por el oficialismo y los grandes medios, con el consenso de las conducciones gremiales, dando por hecho el acuerdo. Lo que no tuvieron en cuenta ni el Gobierno, ni las conducciones gremiales ni los medios fue el descontento de los docentes, que se expresó en el rechazo masivo en las asambleas de UDOCBA y en las consultas,  que es el método que usan las conducciones de SUTEBA y FEB. En SUTEBA hubo rechazos en importantísimos distritos dirigidos por la Celeste de Baradel, además de las seccionales multicolor. Ese descontento se expresó en múltiples acciones, desde las discusiones en las escuelas, la bronca expresada en las redes sociales o en la adhesión masiva al paro que convocaron las seccionales que dirige la multicolor.Ese rechazo llevó a la dirección celeste del SUTEBA, que es el gremio más importante, a tener que cambiar de posición, porque aceptar los hubiera terminado de desprestigiar ante las bases.

Movilización de docentes de Tigre

EF: – ¿Y cómo impacta todo esto en el Frente de Unidad Docente Bonaerense?

ES: – Esto hace entrar en crisis al FUDB, que siempre sirvió como pretexto para frenar la lucha. En montones de Plenarios de SUTEBA se condicionaban las resoluciones al consenso “en el marco del FUDB”. Hoy no hay una unidad de criterio entre los gremios que lo forman.

EF: – Daniel Bilotta, periodista de La Nación, escribió en Twitter que Baradel quería el acuerdo, pero no pudo sellarlo por la oposición de las seccionales “trotskistas” ¿ Tanto pesa en el gremio la oposición a Baradel y su Lista Celeste?

ES: – Claro que pesa, pero no se trata sólo de eso, sino del descontento de las bases. El mérito que puede tener el clasismo, porque la oposición gremial va más allá del trotskismo, es el de expresar el sentir de las bases. La crítica a la política de los paros aislados, del acatamiento a la conciliación obligatoria en el marco del asesinato laboral de Sandra y Rubén,a la lucha “con los chicos en las aulas”, las reformas que se dejaron pasar. Es decir, el cuestionamiento al esquema de lucha contra el gobierno que planteaba la dirección Celeste, que era completamente insuficiente frente a un gobierno que viene por todo. Entonces Bilotta, en parte, tiene razón porque lo único que hemos hecho desde la oposición a Baradel es expresar esas necesidades de lucha de las bases, mediante métodos de clase, que suponen la convocatoria a asambleas, a plenarios de delegados, frente a una dirección que no está dispuesta a enfrentar ni a (Mauricio) Macri ni a (María Eugenia) Vidal como se debe, que culpa a los propios docentes por haber votado a Macri, y cuya única expectativa está puesta en que “votemos bien”. Ésta rebelión docente la expresamos las seccionales multicolor, pero las excede.

EF: – ¿Por qué rechazan el acuerdo?

ES: – Desde el punto de vista salarial es absolutamente insuficiente. La recomposición del 2018 no es tal porque se basa en el traslado al básico de parte de sumas fijas que ya cobramos. Además, el estado del sistema educativo es prácticamente de derrumbe. Nosotros creemos que la lucha docente no puede aislarse del contexto general, en la que se devalúa el salario, los despidos, los tarifazos, un aumento general de la pobreza, y un gobierno nacional y provincial que no piensa cambiar el rumbo. Creemos que el oficialismo está en su peor momento, y que hay condiciones para un plan de lucha contundente. A principios de este año, a Vidal le fracasaron las mesas educativas distritales, con las que pensaba organizar acciones contra las luchas docentes. Y eso es porque no pueden ni salir a la calle.

EF: – ¿No hubo mejoras en la situación de las escuelas, ni siquiera después de la muerte de Sandra y Rubén?

ES: – ¡No! Las escuelas siguen en una situación catastrófica: los edificios, falta de mobiliario, superpoblación de cursos y a la vez cierre de cursos, los ceses a los provisionales y suplentes. Y a todo eso, que no es nuevo, se le suman las constantes presiones, aprietes y persecuciones de parte del gobierno de Vidal a los compañeros que organizan la lucha. Eso es lo que vivimos cotidianamente. Además, de las reformas antieducaivas que hicieron el año pasado, con el cierre de los bachilleratos de adultos, los equipos escolares, la comida miserable en los comedores. Vivimos una situación desastrosa en las escuelas.

EF: – ¿El acuerdo representaría una “lavada de cara” de Vidal? ¿Por qué se prestaría Baradel a esa maniobra?

ES: – Claro que el acuerdo beneficiaba a Vidal. Los medios contaron que en el retiro espiritual del fin de semana en Chapadmalal, se respiraba alivio porque el acuerdo con los gremios docentes y que allanaba su camino a la reelección como gobernadora o, incluso, como candidata a presidente. Lo que pasa es que el acuerdo también encajaba en la estrategia de la dirección Celeste, de patear todo para las elecciones, y ahí que gane “el menos malo”. La irrupción de los docentes desactivó los planes de ambos, también los de la conducción del SUTEBA, que dice enfrentar a la gobernadora en las palabras, pero a lo único que apuesta es a las elecciones de octubre. Nosotros, en cambio, creemos que, en lugar de agachar la cabeza y volver a las aulas a aguantar no sabemos ya que más, debemos plantarnos y salir a ganar la calle.