domingo, abril 21, 2024
GénerosNacionales

Melania Buero: “Venimos a barrer con toda esta hipocresía”

Melania Buero es actriz e integra la comisión de Prensa del colectivo Actrices Argentinas. En esta entrevista con El Furgón se refiere a impacto de las denuncias por abusos y a la necesidad de terminar con la precarización laboral que “se convierte en caldo de cultivo para personajes siniestros y perversos”. Señala que “el proceso social que emerge es más poderoso que los medios” y que “la cultura del silencio ha terminado; venimos a barrer con toda esta hipocresía”.

Por Luis Brunetto/El Furgón –

El Furgón: – Desde el Ni una menos y luego la lucha por el aborto legal, el movimiento de mujeres ha experimentado un desarrollo gigantesco. En ese contexto ¿cómo surgió el colectivo de Actrices Argentinas? ¿Cómo funciona?

Melania Buero: – Surgió al calor de la lucha por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. De la mano de este enorme movimiento de mujeres argentinas, las actrices irrumpimos en la situación política, tomando posición y haciendo oír nuestra voz firme de cara a la conquista del derecho más elemental de decidir libremente sobre nuestro cuerpo. En este sentido, nos encontramos en la calle, nos comenzamos a debatir y a organizar  en un espacio asambleario periódico que nos fue formando y conteniendo.

“Basta de Aborto Clandestino”, con C. Banegas. M. Buero y N. Señoriales

E.F: – ¿Qué impacto social cree que van a tener las denuncias contra Juan Darthes y otros?

M.B: – Si bien entendimos que la denuncia de Thelma (Fardín) tendría una enorme repercusión mediática nacional e internacional, no imaginamos la relevancia social que tomaría inmediatamente. Es evidente que una realidad soslayada emergió con fuerza revelando la cruda realidad que viven millones de mujeres en nuestro país y en el mundo. Culpabilización, secreto y vergüenza fueron desenmascarados para convertirse en un grito único y revelador de #MiraComoNosPonemos, #MiraComoNosOrganizamos. Es un enorme orgullo formar parte de este proceso histórico que nos tiene a las mujeres de protagonistas.

E.F: – En cuanto al trabajo de las actrices, ¿qué medidas reclaman que se adopten para impedir los abusos?

M.B: -Al interior de nuestra industria la precarización laboral que sufrimos se convierte en caldo de cultivo para personajes siniestros y perversos. Es imposible no ligar la situación de vulnerabilidad de las mujeres en el medio a la falta de herramientas de protección de nuestros derechos. En un ambiente laboral donde las relaciones intrapersonales tienen exagerada trascendencia, el alzar la voz puede convertirse inmediatamente en la falta de trabajo.

Melania Buero en el escenario durante “El fantasma que recorre el mundo”

Según una encuesta de SAGAI (Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes) el 66 por ciento de las mujeres del medio han sido víctimas de abusos en el trabajo, marcando claramente que la realidad de Thelma (Fardín), lejos de ser una excepción, pareciera ser una regla. Castings sin contratos ni controles, contratos basuras o tercerizados, giras con menores de edad con grandes falencias de tutelaje por las productoras y débiles políticas sindicales dejan un vacio que hoy resulta insoportable. Estamos elaborando un pliego reivindicativo que ponga en debate la situación actual y nos  proyecte a una mejor realidad laboral.

E.F: – En importantes sectores de las clases populares la reivindicación del aborto legal es rechazada: ¿cómo hacer para incorporar al movimiento de mujeres a las compañeras más pobres, que son las que sufren en peores condiciones las consecuencias del patriarcado?

M.B: – Es necesario debatir el rol de contención y adoctrinamiento que están ocupando las iglesias (catolicas y evangélicas) al interior de las barriadas. Resulta imposible comprender la emancipación de la mujer sin ligarla a la emancipación de les trabajadores.  El doble yugo que aprieta los cuellos de nuestras hermanas es un eslabón fundamental para el sometimiento de todxs lxs trabajadorxs. Considero que solo reorganizando la sociedad sobre nuevas bases sociales, económicas y políticas alcanzaremos la verdadera igualdad de género. El debate y la visibilidad de la realidad aportan enormemente al avance de la conciencia. La lucha por la implementación de la ESI (Educación Sexual Integral) no es menor, le otorga la posibilidad de la palabra a les niñes de nuestro país, las mujeres organizadas saben que ese es el camino y que el Estado es responsable.

E.F: – En el programa de Moria Casán usted puso un límite a su intento de “teatralizar “ el abuso sufrido por Natalia Juncos: ¿qué opiná de ese tipo de actitudes mediáticas?

M.B: – Resultan retrogradas y reproductoras de todo aquello que necesitamos superar,  una y otra vez necesitan revictimizar a la víctima como show mediático, evitando la empatía y desconociendo que nuestra lucha incluye a todes les compañeres de trabajo, es necesario construir conciencia y repudiar este tipo de periodismo que retrasa.

Melania Buero junto escritoras y actrices durante la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito

E.F: – ¿Es posible que los medios, que han sido el principal terreno de estas prácticas y han sido sus principales encubridores, logren absorber y banalizar esta problemática?

M.B: – El proceso social que emerge es más poderoso que los medios, es imposible tapar el sol con un dedo. Comprendimos que podemos resemantizar los medios y usarlos como herramienta por la conquista de nuestros derechos, somos muchas y estamos juntas en un enorme proceso de conciencia que no tiene vuelta atrás. La mayoría de los medios están haciendo eco a esta realidad con respeto y entendiendo que nuestras voces amplificadas son las voces de muchas mujeres que necesitan ser escuchadas con urgencia.

E.F: – Después de la denuncia de Thelma Fardin fueron denunciados también el senador radical Juan Carlos Marino y el senador bonaerense de La Cámpora Jorge Romero, entre otros. Romero admitió los hechos diciendo que “en el pasado tuve prácticas machistas que en ese momento parecían naturales”; Macri se pronunció en términos muy parecidos señalando que “lo que antes era natural ahora no corresponde”: ¿qué opina respecto a estos dichos? ¿Admiten que el abuso antes era aceptable?

M.B: – Este fenómeno salpica todos los ámbitos y se encuentra sumamente amplificado en los círculos de poder, donde las relaciones se encuentran distantemente asimétricas,  no me resulta para nada asombroso que esto suceda. Que hasta el presidente tenga que salir a declarar muestra el calibre de este hermoso proceso. Nunca fueron aceptables los abusos, pero la cultura del silencio ha terminado y venimos a barrer con toda esta hipocresía. No es No. Nuestro cuerpo es nuestra decisión.

Melania Buero, micrófono en mano, durante un pronunciamiento de “Actrices Argentinas”

E.F: – Teniendo en cuenta el planteo de Cristina Fernández de Kirchner en cuanto a “unir a los pañuelos verdes y celestes”, ¿cuáles son las perspectivas de la lucha por el aborto legal?

M.B: – La conciliación resulta repugnante y oportunista, el gran movimiento de mujeres pasará las facturas correspondientes. Nuestros derechos son irreconciliables con la iglesia y sus secuaces, que nos comparan con el nazismo con la liviandad cínica que los caracteriza. El gran movimiento de mujeres que sigue creciendo día a día, cobrará con creces las políticas del tero que pone los huevos en un lado y grita en el otro para generar confusión. No son tiempos de tibios y traidores, sabemos lo que queremos y nos estamos dando la organización necesaria para conquistarlo. Este 2018 tuvo a la mujer en papeles protagónicos de grandes luchas, una marcha constante que no detiene su ritmo, seguimos organizándonos por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito y por todos nuestros derechos.  Ahora es cuando hay que darles paso a las luchadoras.