domingo, abril 21, 2024
Cultura

Noviembre documental

Algunos títulos permanecen y otros se suman en un mes donde habitualmente hay muchos estrenos argentinos. Repasamos varias propuestas para ver en salas.

Por Fernando Chiappussi/El Furgón –

Apenas terminó la alicaída temporada invernal se vino el malón de estrenos argentinos que antes no conseguían sala y ahora duran unas pocas semanas -a veces sólo una- en cartel; hay que buscarlos en salas alternativas como las de los espacios INCAA (por ejemplo, el Gaumont), la Lugones o el Malba. Hacia fin de año la circulación se acelera y hay que estar atento, porque no todas estas películas terminan en Cine.ar o el canal INCAA TV. Repasamos aquí algunos títulos del siempre abundante cine documental.

Los que recuerden las notas del Alejandro Haddad (1979-2014) sobre la difícil situación del pueblo kurdo (Sudestada publicó su libro Kurdistán: Crónicas insurgentes), pueden ahora acceder al proyecto póstumo del periodista. El largometraje Pañuelos para la historia cubre un viaje a Turquía que hizo Nora Cortiñas para tender un puente entre Madres de Plaza de Mayo y las madres del dolor del pueblo kurdo, reprimido históricamente por gobiernos como el turco de Recep Erdogan o el iraquí de Saddam Hussein. Buena parte del film refleja las dificultades de comunicación entre dos culturas tan diferentes, así como lo arduo de la lucha por los derechos humanos en Asia Menor, donde hasta las oficinas de Naciones Unidas parecen inexpugnables. Haddad enfermó antes de terminar la película, que fue completada por su montajista Nicolás Valentini. Se estrena el 8 de noviembre.

Trailer de “Pañuelos para la historia”

El 15 de noviembre podrá verse Impuros (de Florencia Mujica y Daniel Najenson), mirada histórica que reconstruye, a través de los testimonios de expertos, el recorrido delictivo de la temible Zwi Migdal, la mafia judía que se dedicó a la trata de blancas (léase: apropiación de inmigrantes europeas que eran obligadas a prostituirse) en la Argentina de principios del siglo XX. La historia impresiona por el nivel de impunidad que llegó a tener el entramado, y también por la polémica que aún hoy levanta en la colectividad. Ese mismo día se estrena Esto no es un golpe, esperado documental de Sergio Wolf que reconstruye con gran detalle los sucesos de la Semana Santa de 1987, cuando algunos regimientos encabezados por un tal Aldo Rico se acuartelaron en la primera de varias pulseadas con el presidente Alfonsín.

Trailer de “Impuros”

Pero no todos estos registros tienen que ver con temas históricos o de derechos humanos. Todo el año es Navidad, del muy personal Néstor Frenkel (Buscando a Reynols), se propone sencillamente entrevistar a decenas de personas que a fin de año trabajan de Papá Noel, poniendo el oído a los sueños infantiles en largas vigilias de shopping. Detrás de cada barba hay una historia personal, mostrada con la habitual simpatía zumbona del realizador. En una vena parecida Tomás Lipgot (Moacir) dedica un documental completo a la palindromía, ese deporte consistente en armar frases que se puedan leer tanto del derecho como del revés (dábale arroz a la zorra el abad). ¡Viva el palíndromo! recorre cuatro países diferentes en busca de los especialistas más renombrados y reconstruye las dificultades de encontrar palabras que combinen sentido y practicidad para el desafío. Las barbas blancas llegan el 1º de noviembre; los palíndromos el 8.

Trailer de “Todo el año es Navidad”

El Malba es una de esas salas del circuito alternativo que siempre hace lugar a propuestas originales y de autor; alí continúan en cartel, con al menos una proyección semanal, algunos de los mejores documentales estrenados en lo que va del año. Pueden encontrarse todavía títulos como Teatro de guerra (Lola Arias, viernes las 20 hs.) y Piazzolla, los años del tiburón (Daniel Rosenfeld, domingos 22 hs.). También otros dos films que comentaremos a continuación, y que se caracterizan por la desnudez de los personajes retratados.

En Mujer nómade (Martín Farina, domingos 18 hs.) la protagonista es Esther Díaz, una doctora en filosofía muy conocida en el ámbito de la UBA por haber dado la materia “Introducción al Pensamiento Científico” durante muchos años en los cursos introductorios del CBC. Esther, que hoy tiene casi 80 años, expone su vida hasta provocar pudor en el espectador. Especialista en Foucault y las políticas del cuerpo, decide aplicar a sí misma las teorías del francés y mostrarse por entero, una operación que el film va develando en sucesivas capas que van seduciendo al espectador hasta que ya no puede escapar. Desde una vida en los márgenes de la que salió merced a educación autodidacta y fuerza de voluntad, pasando por problemas laborales, familiares y personales, hasta el despliegue de sus propias fantasías sexuales, Esther cuenta una historia fascinante tras otra y nos obliga a considerar nuestro propio rol vital, el destino que nos forjamos. En ese sentido, es un documental que no se parece a casi ningún otro.

Trailer de “Mujer nómade”

Casa del Teatro (Hernán Rosselli, domingos 20 hs.) parte de una operación casi inversa, es la aproximación a un pasado velado: el del actor Oscar Brizuela, que en los ’60 supo participar de producciones softcore de Libertad Leblanc y hoy vive, jubilado, en el hogar sindical del título, sufriendo las consecuencias de lo que parece ser Alzheimer. Oscar recuerda su historia sólo a pantallazos, se guía por notas y fotografías descoloridas, tratando de reconstruir una vida itinerante, que incluye un hijo de quien está distanciado y al que ahora, borrado el conflicto por un truco de la mente, intenta ubicar con la ayuda del propio documentalista. Se trata de otro film muy particular, donde la aventura bordea la ficción y, aunque sepamos que es casi imposible que Oscar la lleve a buen término o que la historia tenga una conclusión, no podemos evitar implicarnos y sufrir con él las trampas de su memoria; mirar nosotros también hacia atrás y pensar en el polvo del que venimos y hacia el que vamos. Mujer nómade y Casa del Teatro son dos films a su manera desoladores, que nos ponen frente a algo más que la mera ancianidad: el sentido final de la experiencia de una vida, sin justificaciones ni adornos.

Trailer “Casa del Teatro”

NOTAS RELACIONADAS

Hermanitos perdidos

Cine: La mitad llena y la mitad vacía