lunes, abril 22, 2024
Por el mundo

Un atrevido de potrero con un Angel aparte

Por Vito Amalfitano, desde Moscú/CCCPMundial Héroe anónimo o inesperado. Efímero, si solo queda en una tarde rusa de primavera-verano.  O futura estrella si desde aquí construye su propio castillo mundialista.

El volante de Villarreal Denis Cheryshev, de 28 años, nacido en Nizhny Novgorod (la sede del segundo partido de Argentina, con Croacia, el martes 21) se dirigió caminando muy despacio hacia el banco y empezó el Mundial sentado. Cuarenta y tres minutos después ya era una estrella fulgurante de la Copa. En ese minuto convirtió un gol de antología, al “empalar” la pelota con destreza de potrero y sacarse de encima a tres marcadores en un solo y brillante gesto técnico.

Después hizo otro golazo. Tuvo un par de socios, también atorrantes de suburbios rusos, Aleksandr Golovin y Roman Zobnin.

El partido inaugural está rodeado del colorido, el marketing, la ceremonia, la gaseosa o la cerveza con el vaso alusivo al primer choque. La apertura de un Mundial cada vez más se parece a una puesta en escena, con Robbie Williams y la soprano Aida Garifullina como estrellas principales, con una bellísima interpretación de Angel. Pero resulta que cuando empieza a rodar la pelota de repente aparecen algunos de estos purretes que se salen del libreto y por fin aflora el fútbol puro. De repente Cheryshev nos recordó a todos que estábamos acá por el juego. Y que, por las circunstancias en las que debutó en el Mundial, por ahí tiene un Angel aparte.

cccpmundial