lunes, junio 17, 2024
CulturaPor el mundo

Entierros sin nombre (en New York)

Por Lucio Albirosa/El Furgón

250 muertos por container y algunos más, hasta que cierre la puerta y el precinto quede sellado con la miseria humana mayor.
100 fosas con capacidad para 1500 cuerpos cada una.
La Gran Manzana amaneció con 5.100 fallecidos en este viernes santo del 2020.
Es más barato si es una máquina la que excave y tape el gran pozo no anunciado en el Apocalipsis.
Una vez que caiga la tierra sobre los cajones no quedará registro de los nombres de l@s fallecidos porque el Génesis 3.19 también afirma que solo “polvo eres y en polvo te convertirás”.
La madera se desintegra rápido, casi a la par del cuerpo matado por el coronavirus
Los cajones son de bajo costo y clavados en la medida exacta del ahorro económico ya que no hay tiempo para fijarse si los difuntos pagaron en vida los impuestos al estado, o no.
Son muchos y es necesario abaratar gastos en todo aquello que no deja ni dejará ganancias al mercado interno.
En la HartIsland, entre el Bronx y Queens, hay más anonimato que de costumbre
Morir hoy en Nueva York o en cualquier sitio yanqui tiene tinte especial, es distinto a todo lo imaginable.
EE.UU trabajó en las estadísticas y las cifras antes de la muerte en masas
Ahora su marketing pasa por el volumen de entierros masivos cubriendo la tapa del New York Time o el Whashington Post, si Trump lo permite, obvio.
Nada ha cambiado en su bandera estrellada y seguramente nada cambiará
Para los gringos, la economía seguirá siendo prioritaria.
y nadie sentirá el peso de la cruz porque no hay ninguna en las tumbas que mañana serán solamente un mal recuerdo para el país.


Foto: Lukas Jackson Reuters