viernes, junio 21, 2024
Por el mundo

Carlos Pastor Pazmiño, sobre Ecuador: “Hay un movimiento espontáneo y auto-organizado por el sentimiento de injusticia y exclusión”

Además de militante popular, Carlos Pastor Pazmiño es politólogo, especialista en Cambio Climático, magister en Relaciones Internacionales y doctorando en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Andina Simón Bolívar y miembro del Grupo de Trabajo e Investigación “Desarrollo Rural: Estudios Críticos”, de CLACSO. Pazmiño dialogó con El Furgón sobre del levantamiento protagonizado por el pueblo trabajador en ecuatoriano, contra el gobierno de Lenín Moreno y el FMI.

Por Luis Brunetto/El Furgón –

El Furgón: – ¿Efectivamente hubo acuerdo entre la CONAIE y el Gobierno? ¿Significa que la CONAIE abandona el reclamo de renuncia de Lenín Moreno?

Carlos Pástor: – Desde el inicio de la movilización el Frente Unitario de Trabajadores, la CONAIE y el Frente Popular aclararon que se movilizaban por el alto costo de la vida, el desempleo, la deuda agraria, los despidos masivos, no pago a la jubilación del docente público, etc. La gota que derramo el vaso fue la promulgación del decreto 883. Ya desde hace un año que el descontento con el gobierno se ha venido consolidado. Pero no hubo una postura definida sobre la posibilidad de que Moreno deje el cargo por voluntad propia o por presión social, ya que el vicepresidente puesto a dedo, Otto Sonnenholzner, quien asumiría en su lugar,proviene de las élites guayaquileñas y en caso de que asumiera la presidencia la situación para los sectores populares empeoraría. Inicialmente, la lucha logró articularse entre las organizaciones indígenas y las organizaciones obreras del país. Sin embargo, la estrategia del gobierno fue la clásica “divide y vencerás”. La mesa de diálogo que se abrió fue únicamente con el sector campesino-indígena, pero no exclusivamente con la CONAIE y ECUARUNARI, que fueron las organizaciones que encabezaron el proceso, sino que la mesa invitó a organizaciones campesinas-indígenas que estuvieron vinculadas con el correísmo y que continúan ligadas burocráticamente con Moreno, como FEINE, FEI y FENOCIN. La mesa públicamente ha dicho que se deroga el decreto, sin embargo ahora el oficialismo dice que no se deroga sino que se sustituye. Es decir, se crea un nuevo decreto que focaliza los subsidios a la gasolina. Pero la medida de hecho ya se levantó.

Balance de once días de protestas en Ecuador

EF: – Hemos recibido videos que muestran la continuidad de las movilizaciones y de la represión. ¿Donde continúan las luchas?

CP: – El proceso que empezó con estas tres organizaciones (Frente Unitario de trabajadores, CONAIE y Frente Popular) se esparció a todo el país y sobre todo a sectores no organizados, los ciudadanos auto convocados por su indignación y descontento se movilizaron en provincias, cantones, parroquias, barrios y comunidades. En general vemos que ya todo regresa a la “normalidad”. Pero es incierto si aún en algunos sectores concretos se mantiene alguna vía cerrada. En esos casos es por alguna demanda particular del territorio, como la parroquia Santa Ana de la provincia del Azuay que exige mejoras en el tratamiento de la basura, ya que viven cerca del acopio de basura del cantón Cuenca.

EF: – ¿En que consiste el acuerdo? ¿Da respuestas realmente a los reclamos populares?

CP: – El levantamiento logró que se derogue el decreto 883, que es reemplazado por el decreto presidencial 894, que deja sin efecto el decreto 883 y manda a que se proceda “de manera inmediata a la elaboración de un nuevo decreto Ejecutivo que permita una política de subsidios de combustibles, con un enfoque integral, con criterios de racionalización, focalización y sectorialización”. Esto demuestra que las medidas neoliberales no han parado, más temprano que tarde volverán con mayor fuerza, nos solo en temas de combustibles sino en medidas laborales regresivas en derechos. Mientras tanto aun no renuncian los ministros causantes del derramamiento de sangre y la brutal represión al pueblo. Ni hay justicia para los compañeros asesinados.

EF: – ¿Cuál es el saldo, hasta ahora, de la represión? Además de Moreno, ¿quiénes son los ministros y funcionarios responsables de la represión al pueblo trabajador?

CP: – El gobierno durante los 11 días del levantamiento ha arrojado violentamente bombas lacrimógenas a no menos de 20 mil personas, incluyendo niños, niñas y personas de la tercera edad. Según el cuarto informe de la Defensoría del Pueblo del 11 de octubre de 2019, se registra desde el 3 de octubre, día que inició el levantamiento indígena y popular 1.070 personas detenidas, 5 personas asesinadas por el Estado represor y 855 heridos. Todo esto bajo las órdenes directas de autoridades brutales como María Paula Romo, ministra de Gobierno y Oswaldo Jarrín, ministro de Defensa. Estos dos personajes nefastos, moralmente tóxicos, serán recordados por los siglos de los siglos como enemigos del pueblo.

Tras las protestas, levantan las barricadas

EF: – Se ha hablado de gran cantidad de “infiltrados” en las protestas ¿Es cierto? ¿A quién responden?

CP: – Si, hubo una gran cantidad de infiltrados. Se pudo ver en las movilizaciones y causaron destrucción y vandalismo. Son fruto de mafias politiqueras organizadas, no son parte del movimiento indígena, ni son obreros, o estudiantes.

EF: – Se habló de una rebelión de las bases contra la dirección de CONAIE, el ascenso de nuevos dirigentes como Leónidas Iza ¿Cuál la característica de ese proceso de recambio?

CP: – Una de las acciones más nefastas de los 12 años del Correato y su heredero Moreno ha sido la división, cooptación y clientelismo con el que han tratado a las organizaciones sociales en general y en particular las campesinas-indígenas. Pese a las circunstancias, pocas organizaciones se han mantenido al margen de estas dinámicas, sobre todo las de segundo grado (provinciales). El MICC (Movimiento indígena y Campesino de Cotopaxi), por ejemplo, es una organización que bajo la dirigencia de Leónidas Iza ha permanecido unido, se ha fortalecido y sobre todo ha logrado consolidar una propuesta alternativa al modelo económico (estado-empresarial) impulsado tanto por Correa, cuanto por Lenín Moreno. Seguro que hay voces discrepantes sobre varios temas al interior de los movimientos sociales, pero no han logrado romper la CONAIE, la ECUARRUNARI o el FUT, pese a los intentos permanentes en ambos periodos. Moreno desde sus inicios cooptó a uno de los referentes de la CONAIE (Humberto Cholango) para integrar su gabinete y no fue sino hace 11 días que presentó la renuncia al cargo de Secretario Nacional del Agua. Al tiempo exacto que Moreno decretaba el “paquetazo”, pese a esta cooptación el movimiento ha venido manifestando su descontento en diversos sectores. Leónidas Iza ha venido demostrado su valía en la dirigencia del MICC y ahora a nivel nacional con su claridad intelectual, pero sobre todo con su sentido de pertenencia al movimiento. Así mismo, Yaku Pérez actual prefecto del Azuay ha lograda llegar a un espacio político a través del voto popular para materializar su histórica lucha en defensa del agua, siempre con la lógica de “mandar obedeciendo”, construyendo colectivamente (en minga) alternativas sustentables y económicamente viables desde los territorios rurales con agroecología, turismo comunitario y sobre todo con conciencia. Estos dos dirigentes podrían ser un camino político electoral en el mediano plazo.

Corte de ruta en Ecuador

EF: – ¿Qué sectores sociales están participando de las protestas? ¿Pueden rebasar los límites que imponen las organizaciones principales y llevar el proceso más lejos, hacia una insurrección triunfante?

CP: – La movilización se multiplicó en varios sectores sociales y políticos, pero no logró articular una agenda común con los temas originales que han venido provocando el descontento social: alto costo de la vida, el desempleo, la deuda agraria, los despidos masivos, no pago a la jubilación del docente público, etc. Toda la fuerza del movimiento social organizado u auto-convocado termino limitada a la derogatoria del decreto 883, y si bien se ganó una batalla, la lucha debe continuar, los decretos consecutivos privatizaron dos empresas públicas. Como se sabe, las élites aprovechan el momento, aplicando la doctrina del shock, para incrementar sus capitales.

EF: –  En los medios de nuestro país se ha tendido a identificar las protestas con el correísmo ¿Qué hay de cierto en esto? ¿Está Correa detrás de este movimiento?

CP: – El correísmo no tiene la fuerza social para haber organizado todas las protestas en las calles de Quito, Cuenca y las demás provincias. Hay un movimiento espontáneo, auto-organizado por el sentimiento de injusticia y exclusión, y vemos a diversos sectores que se movilizan por sí mismos, auto-convocados. Son llamados por su indignación ante las medidas y el modelo empresarial. Pero así mismo podemos observar a correístas que intentan capitalizar el momento, como es el caso de Pabón, Rivadeneira o Hernández. Pero los sectores organizados FUT, CONAIE, Frente Popular y todos los otros, están muy claros sobre con quienes no se pueden aliar. Las derechas políticas, el poder económico, tienen estrategias subjetivas sutiles para subirse en los procesos. Quieren que Correa aparezca como la única figura legítima de oposición de la “izquierda”, para que otros líderes provenientes de los sectores populares no puedan llegar a ser opciones reales para la presidencia en el 2021.