jueves, junio 20, 2024
Nacionales

Militarización en ‘Vaca muerta’

Por Jorge Montero/El Furgón –

El gobierno de Mauricio Macri envía a la Gendarmería a custodiar Vaca Muerta “para garantizar cuestiones que afecten o tuvieren incidencia directa en las condiciones de seguridad imprescindibles para el desarrollo de la explotación de hidrocarburos”, según el comunicado oficial.

La decisión, ejecutada por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, se toma en medio de un conflicto gremial por la suspensión de mil trabajadores petroleros en los yacimientos y la advertencia del sindicato que los agrupa, que se declaró “en estado de alerta y movilización permanente”.

Los intereses se entrecruzan en el nuevo “El Dorado” argentino. Por un lado las multinacionales hidrocarburíferas que pretenden maximizar ganancias y resisten el congelamiento del crudo pretendido por el gobierno nacional. Por otro el sindicato petrolero en manos del senador nacional Julio Pereyra, antiguo aliado de Macri con quien firmó una “adenda” al Convenio Colectivo que permitió la superexplotación de los trabajadores del sector, y que hasta ahora tuvo como corolario ocho obreros muertos y centenares de siniestros ambientales. Además del gobierno de Neuquén, presidido por Omar Gutiérrez del MPN (Movimiento Popular Neuquino), al servicio de las operadoras petroleras y en oposición abierta al denominado “barril Macri”.

Simultáneamente, la participación de los gendarmes, limita cualquier reclamo mapuche sobre estas tierras en disputa, que no sólo será judicializado -bajo la figura de “usurpación”- con amenaza de expulsión territorial; sino que abre el territorio para una represión abierta e indiscriminada, como ya ocurrió en Cushamen o Villa Mascardi y que acabó con los asesinatos de Santiago Maldonado y de Rafael Nahuel.

Una medida de extrema gravedad, pero coherente con la lógica de Cambiemos, que ha comprometido a Vaca Muerta como garantía del fabuloso endeudamiento externo. De paso facilita la tarea del próximo gobierno peronista, que también apuesta a la explotación de hidrocarburos como recurso natural estratégico y a Vaca Muerta como la solución mágica de la profunda crisis argentina.

NOTAS RELACIONADAS

Neuquén y los desconocidos de siempre

Petróleo sangriento

El Gobierno le tira combustible al fuego

El infierno tan temido