viernes, junio 21, 2024
Cultura

“La masacre de Pasco”: una historia que registra la memoria de la militancia

Por Luis Brunetto/El Furgón –

Sobre La base de una investigación que llevaron adelante alumnos de la Escuela Secundaria 15 de Lomas de Zamora, coordinados por la Profesora Gabriela Caputti, la historiadora Patricia Rodríguez y el cineasta Martín Sabio codirigieron el documental La masacre de Pasco. Sobre el film, que se estrena el 15 de agosto en el cine Gaumont, conversamos con Patricia.

“La masacre de Pasco” – Trailer

El Furgón: – ¿Cómo surgió la idea de hacer este documental? ¿Cuál fue el proceso de trabajar con chicos y con docentes en la realización?

Patricia Rodríguez: – La idea de llevar la investigación sobre Masacre de Pasco al formato audio-visual surge a partir de la propuesta de Martín Sabio. Hacia fines del 2014 presentamos el proyecto en el INCAA y finalmente lo aprobaron en 2015. Durante tres años nos abocamos a la tarea del rodaje; Martín Sabio, luego hizo la edición y demás cuestiones técnicas. El documental se encuentra centralizado en la Escuela Media N° 15 del barrio San José, Temperley, desde allí comenzamos a conectarnos, en principio con dos divisiones de la escuela. Luego un grupo reducido asumió el compromiso de acompañar la propuesta. Gabriela Caputti, docente del establecimiento, fue abordando junto a los chicos la investigación de los hechos, realizando trabajo de campo, entrevistando a los familiares, militantes de época, recorriendo el barrio.

La “Masacre de Pasco” en las revistas de la época. Fuente: Anfibia

E.F: – ¿En que contexto se produjo la masacre?

P.R: La masacre se produjo en marzo de 1975 y fue perpetrada por las Tres A (Alianza Anticomunista Argentina). Las víctimas fueron varios militantes de la Juventud Peronista. La JP había logrado una importante inserción institucional en Lomas, fue un distrito en donde hegemonizó el armado de las para las elecciones del ’73. Fue casi el único en la provincia de Buenos Aires que tuvo un intendente de la Tendencia Revolucionaria, Pablo Turner, actualmente desaparecido, quien era además un militante de una de las zonas más pobres de Lomas como Ingeniero Budge. Pero ya hacia fines del ’73, principios del ¡74, comienzan los marcajes, las detenciones y las muertes. La JP lentamente va perdiendo los lugares institucionales debido a las maniobras de los sectores ortodoxos. Finalmente, en 1975 la Masacre de Pasco fue un mazazo, un golpe al peronismo rebelde y, por ende, a toda la militancia lomense, un anticipo de los métodos utilizados por la dictadura después del golpe, fue una forma de intentar disciplinar y tuvo la intención de desarmar la organización territorial, separando a las bases de los cuadros.

Patricia Rodríguez junto a Martín Sabio

E.F: – Vos escribiste sobre los desaparecidos de Temperley y Lomas de Zamora: Se puede decir que fue una zona marcada por la presencia de una militancia revolucionaria muy numerosa en los años ´70…

P.R: – En los libros Las ideas no se matan y La osadía de construir poder popular intenté recuperar la memoria de los compañeros desaparecidos de Temperley y Lomas de Zamora. Fue una zona atravesada por la dinámica e historia de muchas organizaciones sociales y políticas. Y ciertamente, Lomas fue un territorio enriquecido por el aporte de distintas organizaciones de diferentes posiciones ideológicas. Fue un espacio donde surgieron las FAL (Fuerzas Argentinas de Liberación) con el estudiante Jorge Pérez, el bancario Cibelli, el profesor Pousadella como célula primera. En Temperley, en una casa operativa de la calle Cangallo nacieron las FAP (Fuerzas Armadas Peronistas) con Envar El Kadri, Verdinelli, Amanda Peralta, David Ramos; los estudiantes de Banfield que se unen al ELN (Ejército de Liberación Nacional) para combatir en Bolivia, las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias) con desarrollo en la zona de Budge, los Descamisados en el barrio San José, el PRT- ERP en el barrio San José Obrero, los doce curas tercermundistas que dejaron su huella en el territorio. Pero la organización de mayor envergadura, luego de la fusión con FAR y Descamisados fue la JP-Montoneros. De alguna manera este pasado signó nuestro presente, de hecho no es casual el surgimiento de distintas formas de resistencia y lucha que se dan en nuestro territorio. No es casual que la CORREPI haya surgido en Lomas, luego de la Masacre de Budge. La presencia del Foro Hídrico, una organización que continúa luchando por el derecho al agua y saneamiento es una construcción legada por respetables militantes de los ’70 como Juan Walter, Víctor Frites, Fernando Musso. Y otras muchas manifestaciones de un pasado de lucha.

La “Masacre de Pasco” en las revistas de la época. Fuente: Anfibia

E.F: – ¿Qué expectativas tienen con la película?

P.R: – Nosotros pretendemos que la historia invisibilizada de nuestro territorio pueda ser conocida, debatida, pensada en función de entender nuestro presente.