domingo, abril 21, 2024
NacionalesSin categoría

Construyendo Justicia desde abajo: Inauguración del Tribunal Experimental en Derechos Humanos.

Por El Furgón –

La Universidad Nacional de Lanús, en colaboración con universidades de Italia y el conurbano bonaerense y con apoyo de ONG´s en derechos humanos del país y la región, acaba de inaugurar un tribunal experimental en Derechos Humanos, tribunal académico e internacional de mediación, que funcionará en el edificio que lleva el simbólico nombre del abogado, historiador y militante Rodolfo Ortega Peña, una figura que marca a fuego la orientación e impronta social de este nuevo tribunal, que busca promover un mayor acceso a la justicia de los sectores más postergados del Gran Buenos Aires.

Guido Croxatto, presidente del tribunal.

Eduardo Luis Duhalde, abogado y compañero de ruta de Ortega Peña, solía comparar a su joven asesor en la Secretaria de Derechos Humanos (DDHH), Guido Croxatto, flamante director del tribunal, con la figura de Ortega. “Son marcas de fuego que a uno le quedan, compromisos que no vamos a delegar: un mandato”, sostuvo Croxatto en el acto de apertura, recordando la figura de Duhalde, quien inauguró, siendo secretario de DDHH de la Nación, el edificio donde funcionará, a partir de julio de 2019, este tribunal. El mismo se propone como objetivo central fortalecer, repensar y ampliar el acceso a la justicia de los sectores más castigados de la sociedad: los sectores excluidos de la Justicia, los sectores empobrecidos del conurbano bonaerense, que no saben qué derechos tienen, ni cómo ni dónde hacerlos valer, sectores que no saben qué es un abogado, qué es un derecho. “Hoy muchos sectores miran desde afuera a la Justicia, no saben ni qué encierra esa palabra. Hay que reconstruir un puente que hoy está quebrado entre la justicia y gran parte de la sociedad. Por otro lado, creemos que la mediación prejudicial, que desactiva muchos conflictos, es una alternativa inteligente a la judicialización”, señaló Croxatto.

Este espacio se propone una tarea pedagógica, de divulgación de derechos: “Queremos que la gente sepa qué derechos básicos tiene”, advierte el presidente del Tribunal Experimental. Se han celebrado convenios con distintos municipios del área metropolitana para realizar mediaciones externas y brindar asesoramiento legal gratuito, también para capacitar operadores de la Justicia y participar en mediaciones colectivas entre diferentes actores. Se articularon convenios de cooperación con institutos de derechos humanos de America Latina, en Peru y Brasil. “Creemos que hay problemas compartidos, que son comunes en casi todos nuestros países. Hoy la Justicia no da respuestas a problemas sociales. Se desentiende”, afirma Croxatto.

La tarea de la resolución alternativa de conflictos y las mediaciones es evitar judicializarlos y  que se prolonguen indefinidamente, sin solución concreta para nadie, con desgaste para las personas involucradas y para el Poder Judicial, que está colapsado. También hay muchos sectores que miran con desconfianza a la Justicia, que no se acercan por diversos motivos a ella, por temor, por falta de apoyo, falta de acompañamiento falta de asesoramiento.

Presentación del Tribunal Experimental Internacional en mediación

“Mucha gente no cree y con razón en ese Poder del Estado. Queremos acercar herramientas legales a sectores postergados, para que puedan reclamar por sus derechos con voz propia, esa es la tarea principal. No tutelar a nadie, sino tratar de brindar herramientas concretas que sirvan para defender y defenderse. Y también generar un espacio nuevo de escucha y mediaciones, de asesoramiento y acompañamiento legal, siempre con un enfoque de derechos humanos“, explicó Croxatto.

Este tribunal, en el que se dictan clínicas jurídicas y organizan talleres, también producirá informes anuales en DDHH, articulados con otras facultades de derecho de la región, visibilizando la violencia institucional que se padece en la provincia de Buenos Aires, contracara del aumento de la pobreza. “Queremos articular una respuesta garantista y realista a los conflictos sociales, saliendo del discurso represivo, punitivista e inconstitucional absurdo que nos propone el Ministerio de Seguridad argentino como salida al llamado problema de la inseguridad. El hambre es la peor inseguridad, la falta de escuelas y hospitales son la primera gran inseguridad que hay que atender, la inseguridad que hoy se vive es muy grande, pero no es la inseguridad que sale en los medios“, afirmó Croxatto.

Inauguración del Tribunal Experimental Internacional en Mediación

Hay que poner los derechos económicos y sociales como prioridad pública y, en ese sentido, “este tribunal quiere discutir e invertir ciertos paradigmas que hoy parecen muy instalados en los medios, proponiendo otros, como la criminalización del crimen de cuello blanco, gran causante oculto del subdesarrollo y la marginalidad social, donde emerge el delito tosco, único que se visibiliza y criminaliza, aunque es consecuencia, no causa. Hay que discutir con el antigarantismo, porque es un discurso contradictorio que busca criminalizar al pobre, reprimir a los sectores que ya están siendo castigados por políticas de hambre y miseria planificadas. Hay que terminar con la criminalización de la pobreza, con el encarcelamiento represivo de los pobres, hay que encarcelar sectores con poder, que son los que hoy manejan a la Justicia. Este tribunal quiere ayudar legalmente a sectores que la justicia no ayuda y no escucha, a los sectores que la justicia expulsa o no quiere ver, sino encerrar“, sintentizó Croxatto.

El Tribunal Experimental en DDHH estará abierto de lunes a viernes, de 9 a 18 hs, recibiendo consultas personales o por mail a la dirección: consultastidh@unla.edu.ar. Su teléfono es: 5533-5600. Se puede seguir las actividades del organismo desde las redes sociales Facebook y Twitter

Foto de portada: Raúl Zaffaroni, ex ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación; el doctor Guido Croxatto y Ana Jaramillo, rectora de la Universidad Nacional de Lanús.

Fotos: Gentileza equipo de comunicación UNLa