lunes, julio 15, 2024
Nacionales

Liliana Olivero: “El FIT es una herramienta para enfrentar el ajuste de Schiaretti, Mestre y Macri”

Por Luis Brunetto/El Furgón –

Liliana Olivero es la candidata a gobernadora de Córdoba por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores para las elecciones de este próximo domingo. De profesión psicopedagóga, fue diputada provincial entre el 2001 y el 2013, electa en 2011 por el FIT. Candidata a gobernadora en 2015 por esa misma fuerza, obtuvo el 5 % de los votos, con cifras cercanas al 10 % en la capital provincial.

El Furgón: – El panorama político cordobés se encuentra muy convulsionado: la interna de Cambiemos con las peleas entre Mestre y Negri, por un lado, y el levantamiento de la lista kirchnerista de Pablo Carro para apoyar a Schiaretti, por el otro ¿Cómo caen en el pueblo cordobés estas idas y vueltas partidarias?

Liliana Olivero: – Cambiemos va dividido, Cristina levantó la lista de Carro: Se plantea una situación muy particular en una campaña porque prevalece en la gente la bronca y la indignación. Y encima ese levantamiento favorece al candidato que parece escondido, que es Schiaretti, muy cómodo en su papel de triunfador. El va a usar esos votos para profundizar el ajuste, privatizar la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC) y cambiar el convenio colectivo de los trabajadores de Luz y Fuerza. Córdoba no es una isla y por supuesto está sufriendo el ajuste que lleva adelante Macri, que tiene en Schiaretti uno de los principales garantes políticos. Hay una gran decepción en las mayorías populares, como nos dice la gente en la calle, “esto no va más”.

EF: – ¿Y frente a la ausencia de un candidato kirchnerista ¿Qué le plantean al votante de Carro?

L.O: – Eso constituye una estafa basada en la idea de que “peronista vota peronista”, y que la gente cree que ahí está el Frente Antimacri. El verdadero Frente Antimacri es el FIT, porque todos los dirigentes peronistas, de cualquier variante, permitieron que el gobierno de Macri llegue hasta acá, lo mismo que la burocracia sindical peronista. Y hay que entender que ahora vienen por más, por las reformas estructurales: la reforma laboral y jubilatoria que va a querer imponer el FMI. Todos, no sólo el macrismo, van a ser garantía de esas reformas: también Kicillof o Lavagna. El FIT es un frente que venimos sosteniendo en todo el país, con más de 40 bancas en todos los niveles, que ha votado monolíticamente, unánimemente, contra el ajuste, por el aborto legal. Por eso, este domingo aspiramos a defender nuestra bancada e incluso incrementarla, acceder a una banca en el Concejo Deliberante de la capital provincial. Cada voto al FIT va a servir para fortalecer la lucha de los trabajadores y el pueblo contra el ajuste de Schiaretti y de Mestre, de Macri. El FIT es una herramienta de la que los trabajadores se tienen que apropiar para poder de una vez por todas gobernar este país, en el camino del socialismo, que es único sistema que puede llevarnos a la verdadera liberación.

Soledad Díaz García, primera candidata a legisladora Provincial; Liliana Olivero y Laura Vilches, candidata a Intendenta de Córdoba.

E.F: -¿Cuál es el panorama a nivel desocupación y de suspensiones en la Córdoba industrial? ¿Qué medidas promoverían para enfrentar la crisis?

L.O: – Córdoba está devastada por la sucesión de gobiernos que la han convertido en un paraíso fiscal, donde las grandes multinacionales se llevan y se llevaron millones y millones en subsidios. Córdoba encabeza los índices de desocupación, uno de cada tres habitantes vive en la pobreza, no tienen agua potable, no acceden a la salud y a la educación. Por eso proponemos una ley que prohíba despidos y suspensiones, y la reducción de la jornada de trabajo a seis horas, manteniendo el salario. Sin esas medidas de fondo no vamos a poder incorporar a los compañeros que hoy no tienen trabajo.

E.F: – Córdoba es la cuna de la Marcha de la Gorra, una provincia donde la represión social, especialmente hacia los jóvenes pobres, es más cruda. ¿Cuál es la situación actual? ¿Qué medidas propone el FIT para combatir estas prácticas represivas?

L.O: – Nosotros somos parte de la Marcha de la Gorra, junto a los pibes de las barriadas que luchan contra el gatillo fácil, desde siempre. Un pibe es asesinado por la policía cada 21 horas en esta provincia. Por eso, primero que nada hay que anular los convenios de Schiaretti con Patricia Bullrich, que permiten a la Gendarmería entrar en los barrios pobres. Y desmantelar la estructura del narcotráfico, empezando por legalizar la marihuana, para impedir el armado delictivo que crearon los políticos, los jueces y policías. También los empresarios que usan a los pibes como mano de obra barata. Además hay que anular el Código de Convivencia y establecer la elección jueces y fiscales por el voto directo.

Liliana Olivero y Laura Vilches en Canal Doce

E.F: – Además de ser una provincia industrial, Córdoba, como Santa Fe, es una provincia agrícola: soja, glifosato, agrotóxicos, fumigaciones ¿Cuál es el planteo del FIT para afrontar estos flagelos medioambientales?

L.O: – Las leyes actuales no sirven, ni la ley de reforestación ni la ley de desmontes. Hay que anularlas y hay que sancionar una nueva legislación junto con las asambleas ambientales, que preserve nuestra tierra, nuestro bosque nativo, y la salud de la población. Hay que avanzar no sólo en instrumentos legales, sino que debemos crear una empresa pública para preservar el agua, controlada por los trabajadores y los usuarios, que es un proyecto que presenté ya en el 2006 y que en su primer artículo declara el acceso al agua como un derecho humano.

E.F: – En el Gran Córdoba el gobierno y empresas como CORMECOR intentan desarrollar proyecto de tratamiento de basura que han sido rechazados por la población ¿Qué se debe hacer? 

L.O: – ¡Hay que anularlos inmediatamente! El tratamiento de la basura debe estar en manos del estado provincial, con la participación de las organizaciones ambientales y sociales en la gestión.

Laura Vilches, candidata a intendente

EF: – Respecto de la salud y educación ¿qué propone la plataforma del FIT?

L.O:– La salud y la educación se encuentran en terapia intensiva. La mitad de los habitantes de la provincia no tienen obra social. Son los trabajadores precarizados, completamente en negro, sin recibo de sueldo, y se tienen que enfrentar a un sistema de salud pública desmantelado, no solamente por la falta de profesionales, sino también por la falta de insumos y de aparatología. Falta cubrir 6 mil cargos en el sistema de salud, y por eso desde el FIT planteamos la emergencia sanitaria, para cubrirlos de manera urgente. Tanto en salud como en educación proponemos triplicar el presupuesto. En el caso de la educación, proponemos además recuperar los 12 mil millones que Schiaretti les entrega a las escuelas privadas, a las laicas y a las religiosas: Eso representa el 24 % del presupuesto del Ministerio de Educación, mientras las escuelas públicas se caen a pedazos.

E.F: – El movimiento de mujeres, violencia de género, cumplimiento de las normas de aborto no punible son puntos salientes en el debate público ¿Cuál es la situación provincial respecto de la lucha feminista?

L.O: – Soy parte desde hace décadas de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. El derecho al aborto no sólo tiene que ver con una problemática de salud, sino que es un derecho nuestro, un derecho de las mujeres. Por supuesto que no van a poder parar esta cuarta ola verde, que no tiene límites, pero por eso mismo tenemos que seguir peleando. Hay que terminar con el vínculo entre el estado y las iglesias y en lo inmediato terminar con la injerencia de las religión en los casos de aborto no punible. En todo esto Córdoba está en el siglo pasado, el aborto no punible no se cumple, se incumple. El Polo Integral de la Mujer, que usa para hacer campaña Alejandra Vigo (diputada nacional de Unión por Córdoba), es una cáscara vacía que no solamente no tiene presupuesto, no tiene refugios, sus trabajadoras son monotributistas precarizadas. Esas trabajadoras vienen reclamando por sus derechos y nosotros desde el FIT, apoyamos el reclamo: ¿cómo pueden esas compañeras, sometidas a violencia laboral, de extrema precariedad, ocuparse de las mujeres que sufren violencia de género?