sábado, abril 13, 2024
Por el mundo

Represión contra los liberadores de la Madre Tierra en Colombia

  • Muy cerca de las elecciones presidenciales, el gobierno colombiano avanza contra los Pueblos Originarios

Por Tomás Astelarra/El Furgón – A días de las elecciones y a poco del asesinato por grupos paramilitares del comunero Ramón Ascue, el sábado en la madrugada la fuerza pública colombiana, Esmad, policía y ejército, desplegaron un gran operativo de desalojo arremetiendo contra el Proceso de Liberación de la Madre Tierra en Corinto

La recuperación comenzó un 16 de diciembre del 2014, cuando diferentes comunidades de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte de Cauca (ACIN) decidió recuperar los territorios en manos del poderoso empresario Carlos Ardila Lülle, dueño de la fábrica de gaseosas Postobón, el multimedios RCN, el Club Atlético Nacional de Medellín y la empresa azucarera INCAUCA.

Afiche

Desde entonces, a pesar del acuerdo de paz, la represión ha sido constante. Ademas de Ascue, comunero indígena y liberador de la tierra perteneciente a la vereda Pan de Azúcar, de la comunidad indígena de Corinto, en 2017 fueron asesinados dos comuneros indígenas en las inmediaciones de la hacienda Miraflores, propiedad INCAUCA. El 22 de marzo del año pasado fue asesinado el liberador Javier Oteca por miembros de la seguridad privada de de la misma empresa. Posteriormente, el 9 de mayo de 2017, fue asesinado Daniel Felipe Castro, un joven liberador de tierras de apenas 16 años, por miembros de la Policía Nacional cuando los uniformados abrieron fuego indiscriminado contra la comunidad indígena desarmada.

En un comunicado, el Centro de Comunicación y Educación Popular de ACIN aclaró que “que estos asesinatos no solo se encuentran en la impunidad sino que, además, para este año las acciones de violencia y represión contra la comunidad indígena han llegado a un nuevo nivel de recrudecimiento, ya que los liberadores de la Madre Tierra son seguidos por sicarios y hombres armados, en lo que amenaza convertirse en una serie de asesinatos selectivos que busca detener el proceso de Liberación de la Madre Tierra en Corinto”.

La minga enfrenta la represión de los ESMAD

Así, el 30 de abril de 2018, a las 6:40 p.m. fue asesinado el liberador indígena Héctor Janer mientras se movilizaba en una moto desde la cabecera municipal de Corinto hasta la vereda el Guanábano, mientras que este lunes 14 de mayo de 2018 cae muerto otro liberador de la Madre Tierra en el casco urbano de Corinto.

En esta ocasión las fuerza públicas arrasaron con los cultivos, cocinas e incluso llegaron a afectar viviendas que están dentro del resguardo.

Marcha de la comida

El alcalde de Corinto Edwar García ya había anunciado el desalojo, y declaró “sigue quedando demostrado la sumisión del estado ante empresarios y el poder capitalista que viéndose amenazado ataca con el terror y la guerra a comuneras y comuneros que buscan liberar la madre tierra. Mientras la caravana avanza hacia Cali movidas por todo el aparato politiquero electoral, Liberadoras y Liberadores levantan nuevamente los cambuches como lo han hechos durante tantas ocasiones. Ante todo ese aparato de muerte y guerra que usan los empresarios para el desalojo, con sencillez las liberadoras y liberadores van cortando y enterrando guaduas, templando plásticos y poniendo la olla para la cena. Como han dicho los mismos liberadores ‘no tenemos afán’”.

Minga de la siembra

El próximo domingo habrá elecciones en Colombia y todas las encuestas parecen apuntar al triunfo de Iván Duque, candidato del partido Centro Democrático del ex presidente Álvaro Uribe Vélez. Durante el gobierno de Uribe (uno de los principales asesores en seguridad del presidente Argentino Mauricio Macri). Según las Naciones Unidas, durante cada día de los primeros cuatro años del gobierno de Uribe, 8 personas fueron asesinadas y 5 detenidas arbitrariamente. El total de asesinatos (11.292) es mayor al total de víctimas de los 17 años de dictadura de Pinochet en Chile. Un informe de la Comisión Colombiana de Juristas determinó que el 62% de los casos habría sido responsabilidad del estado por tolerancia o apoyo a grupos paramilitares, y 12% por acción directa de sus funcionarios.

Imágenes y videos: https://liberaciondelamadretierra.org