lunes, julio 15, 2024
Nacionales

Diputado Kane: “El presupuesto bonaerense agravará la situación de los trabajadores”

El legislador provincial bonaerense Guillermo Kane (PO-FIT) opina sobre el apoyo de algunos opositores al presupuesto que propuso el gobierno de María Eugenia Vidal y la negociación entre Cambiemos y los intendentes peronistas encabezados por Martín Insaurralde. Cuáles serán las consecuencias del recorte de partidas en salud, educación y vivienda.

Por Luis Brunetto/El Furgón –

El Furgón:Aunque Vidal no contaba con los votos necesarios, finalmente se aprobó el presupuesto bonaerense ¿Cómo fue posible esto?

Guillermo Kane: – Como en muchas leyes claves anteriores, Vidal contó en la Legislatura con la colaboración de los distintos sectores del peronismo, que en Diputados están divididos en seis bloques y que, sea por ausencias, sea habilitando el tratamiento  de leyes que no habían pasado por comisión o, directamente, votándolas, aseguraron la aprobación del presupuesto, y de las leyes de endeudamiento y la nueva ley fiscal.

EF: – Se señala a Massa como el principal impulsor de un acuerdo con Vidal, ¿pero qué papel jugó el bloque que responde a Martín Insaurralde (Intendente de Lomas de Zamora)?

GK: – El bloque de Unidad y Renovación que responde a Insaurralde y a otros dirigentes peronistas como Julio Pereyra (actual diputado provincial y ex intendente de Florencio Varela) y Fernando Gray (jefe comunal de Esteban Echeverría), ha sido el aliado más firme de Vidal en estos dos últimos años. A cambio obtuvo la vicepresidencia de la Cámara, que ocupa Marisol Merquel. Este bloque ha sido el voto cantado: imagináte que durante todo el tratamiento del presupuesto ningún integrante de este bloque tomó la palabra para explicar porque, de vuelta, como cuando dieron quórum para votar la reforma de las jubilaciones de los trabajadores del Banco Provincia, volvían a hacerle el juego al oficialismo. Por supuesto que esto no disminuye la complicidad del Frente Renovador, ni del bloque que ha constituído el ex camporista José Ottavis, ni del bloque del Movimiento Evita, que estuvo llamativamente ausente en la sesión. Todos ellos han contribuido a que salga esta ley contra el pueblo.

EF: – ¿Qué obtuvieron a cambio los intendentes del peronismo?

GK: – La preservación de sus cajas, el aumento de su discrecionalidad en el manejo de los fondos públicos, y concesiones en el plano electoral. Ellos fueron la voz cantante del peronismo en este acuerdo con Vidal, y no pidieron ni lograron nada que proteja a la población de los tarifazos y los recortes presupuestarios. Insaurralde obtuvo para Lomas la mayor partida presupuestaria, de casi 1000 millones de pesos, en el marco de un presupuesto que se achica, y que le servirán para afrontar el año electoral. Fijate que a Néstor Grindetti, de Lanús (Cambiemos), le dan 300.

Lograron que la provincia asuma los subsidios que le ha trasladado Nación, lo agiganta los recortes en otras partidas: de afectar las ganancias de las empresas para financiarlos ni siquiera se habló. Encima, los subsidios tendrán techo y, por ejemplo, en el caso de las grandes ciudades del interior, eso provocará nuevos tarifazos del transporte si siguen aumentando los combustibles, en ciudades como Bahía Blanca, Mar del Plata y Tandil. También negociaron poder usar parte del Fondo Educativo para otros fines ajenos a la infraestructura escolar, cuando tenemos la experiencia de Moreno, donde se produjo la explosión de la escuela nº 49 que mató a Sandra y a Rubén, y en donde Walter Festa había usado casi la totalidad de esos fondos para otros fines.

Los legisladores Romina Del Plá y Guillermo Kane

Es cierto que la muerte de Sandra y Rubén no fue directa responsabilidad del municipio, sino de la provincia, pero los fondos que no se usaron para arreglar escuelas podrían haber evitado esa tragedia. Además negociaron que no haya un tope a los aumentos de tasas municipales durante el año que viene, y que ningún caso de desvío de fondos en los municipios pueda ser llevado al Tribunal de Cuentas de la Provincia. Y por último, obtuvieron el compromiso de Vidal de abrir una negociación para desdoblar las elecciones municipales de la provincial, en el marco de una comisión bicameral que va a estudiar el asunto, como si no hubiera miles de cuestiones mucho más importantes.

EF: – ¿Qué se busca con el proyectado desdoblamiento de las elecciones que pretenden los intendentes?

GK: Eso muestra cómo, en éste toma y daca entre los distintos sectores peronistas y Vidal, también se busca una conveniencia política común. Vidal quiere desdoblar las elecciones provinciales de las nacionales, para no ser arrastrada por la caída de Macri. El Frente Renovador y muchos intendentes peronistas no quieren tener que negociar con Cristina, que aparece como la candidata con más intención de voto en la provincia. Ahí evidentemente están explorando un acuerdo que, por otra parte, es una continuidad de muchos otros acuerdos del massismo, de Insaurralde y de los intendentes con Vidal, en momentos en los que incluso sonaba la posibilidad de que ella se candidateara a presidente.

EF: – Algunas fuentes hablan de un “guiño”  de Máximo Kirchner a Insaurralde para habilitar este acuerdo. Sin embargo, el kirchnerismo votó en contra. ¿Cómo se manifestó ese apoyo entonces, si existió?

GK: La denuncia del pacto del bloque de Unidad y Renovación con Vidal hubiera bastado para poner en crisis ese acuerdo, y Unidad Ciudadana no lo hizo porque apuesta, a su vez, a un acuerdo electoral con ellos: fueron juntos en las elecciones pasadas, irán juntos en las elecciones que vienen. Es lo que muchos llaman en la Legislatura, en off, una especie de “división del trabajo”: unos negocian los fondos que necesitan para sus municipios a cambio de leyes que van en contra de la población bonaerense, y otros se encargan de los discursos opositores. En este caso, el kirchnerismo participó de toda la negociación junto a Insaurralde y a los intendentes peronistas. Lo que nunca le ha faltado a Vidal son votos para aprobar sus leyes, y eso es gracias al conjunto de los bloques “opositores”, excepto el del FIT.

EF: – ¿Cuáles son las características del presupuesto que se votó? ¿Qué áreas serán las más afectadas por los recortes?

GK: – En un presupuesto que crece un 24 % contra una inflación del 45 %, la salud y la educación se reducen en su participación sobre el total encasi un 1 % y un 2 % respectivamente. Los recortes que se están viendo en los Institutos terciarios, donde se prepara el cierre de comisiones e incluso de carreras enteras, son una primera muestra de lo que se viene en el sistema educativo. La pauta de aumento salarial para los empleados públicos es apenas del 20 %. Y después tenés sectores donde directamente hay una reducción nominal, como el Astillero Río Santiago, donde se reduce en 300 millones la partida presupuestaria, o el Instituto Provincial de la Vivienda, que sufre una reducción del 5 %: va a quedar solamente el edificio con el cartel, pero no se va a construir una sola vivienda en una provincia que tiene un 1, 3 millones de personas sin casa. A esto además, hay que sumarle el crecimiento del endeudamiento, que como parte de la maniobra para aprobar el presupuesto se votó en una ley separada, que llegará a 600 mil millones de pesos.

EF: – ¿Cómo influirá este presupuesto en el panorama social del 2019?

GK: – No hará más que agravar la situación. Se trata de un fuerte ataque, que ya está en marcha, a las condiciones de vida de los trabajadores, sube la desocupación, aumentan los despidos, cierres de fábrica, una paritaria docente que no ha cerrado este año. La crisis capitalista no encuentra techo, por eso lo que vemos es una tendencia a fuertes choques sociales, para tratar de imponer todo esto a los trabajadores, mientras el esfuerzo de los partidos patronales está puesto en que la cercanía de las elecciones juegue a favor de distender esos choques. Que la expectativa de un recambio electoral lleve a una inacción a los trabajadores.

El kirchnerismo en particular viene trabajando abiertamente en este sentido, llamando a no movilizar contra el G 20, participando días antes de la votación del presupuesto nacional en una misa junto a las direcciones sindicales, por ejemplo. Es una contribución inestimable al éxito del plan de ajuste de Macri. El recule de Macrón en Francia frente a una sublevación callejera gigantesca, o las propias jornadas de diciembre del 2017 en nuestro país, nos muestran una perspectiva distinta: la fuerza de los trabajadores que enfrentan los planes de ajuste en la calle. Esa es la perspectiva que desde el FIT vamos a defender: la de enfrentar y derrotar el ajuste de Macri, los gobernadores y el FMI en las calles, que es lo que la oposición patronal y los distintos sectores del peronismo, la burocracia sindical y las organizaciones sociales que gravitan alrededor de ellos están tratando de desarticular y desmontar en favor de una salida electoral. Eso es lo que se viene para el año que empieza: cómo los trabajadores pasamos por encima de esas contenciones para luchar por nuestro salario y nuestras conquistas.