martes, julio 16, 2024
Por el mundo

Homenaje a Fontanarrosa: Catalina juega al misterio

Por Héctor H. Cardozo, desde Moscú/CCCPMundial – De estirpe cabulera, una elección que no eligió y que le dejaron por herencia, Catalina, la sobrina lejana de la hermana Rosa, la mentalista fetiche del genial Fontanarrosa, es también muy escondedora. Y tan escondedora practicante es, que apenas terminó el partido inaugural, se mimetizó con las decenas de hinchas locales que se vistieron de zarina para este debut mundialista. Según argumentó horas más tarde, vía wasap, así lo pronuncia cuando se siente atosigada, para evitar referirse al papelón de los saudíes árabes porque tuvo una razón decisiva: no quiso lastimar la memoria de su insigne tío, teniendo en cuenta el cariño que éste le profesaba a Juan Antonio Pizzi. Cientos de veces le contaron que su pariente en sueños repetía “el Pizzi gol, el Pizzi gol”, entonces dijo, atribulada, mejor ni hablar del encuentro, para qué herir a tanta gente querida. Festejar es más sano, confesó, luego de participar de las alocadas celebraciones junto a rusos y rusas en cuanto pub pudo colarse, lamentando haber empinado el codo hasta casi gastarlo, con una salvedad; necesita reservas para los trabajos próximo y es mejor que sobre que andar pidiendo un vasito por aquí y otro por allá. De esa manera rompió el hielo en su mensaje wasapero y gambeteó con elegancia entrar en detalles, aunque se le filtro un “envío” para un destinatario distinto en el que le descubrimos que apuntó “apuesto doble contra sencillo que Uruguay con siete a estos dos equipos maderas les gana caminando”, sentencia que desmintió ofuscada cuando se lo hicimos notar. “En ustedes no se puede confiar, cómo voy a decir eso, si en los faraones la mueve un tal Salah, que la hace de goma y es capaz de tener en sus genes sangre de Ramses y hasta de Cleopatra”. Y al mismo tiempo se escurrió de aventurar el destino del equipo de Sampaoli, aunque enigmática deslizó “hummm, un equipo con pretensiones no puede poner dos atacantes netos y tres medios atacantes contra Islandia, eso no me huele bien, pero saben que partidos son partidos y en una de esas  sale cartón lleno, pero nunca saldrá de mi boca el verdadero pronóstico: especulen, especulen, que es el mejor ejercicio que conocen los argentinos, desde Celestino Rodrigo a la fecha”. Y cortó por lo sano, apagando el teléfono.