lunes, abril 22, 2024
Géneros

Tandil: el femicida de Ailín Torres planeó el ataque

El Furgón – Ailín Torres tenía 26 años, vivía en Tandil. Le gustaban mucho los animales: era rescatista y trabajaba en una peluquería canina. Conocía a Damián Gómez de la secundaria, se habían puesto de novios mientras eran compañeros de curso. Las familias se conocían y los papás de Ailín lo veían como a alguien de confianza, como un hijo más. Hace un par de meses la joven decidió terminar la relación de pareja que duró casi diez años. Y el sábado a la madrugada Gómez la mató. Entró en el departamento de ella, donde habían vivido juntos en el último tiempo, se escondió detrás de la cortina de la ducha y esperó a oscuras, durante más de una hora y con un cuchillo en la mano, a que su ex novia volviera. Apenas cruzó la puerta la apuñaló una decena de veces.

La joven pasó la noche del sábado con su familia. Era el cumpleaños de su abuela y había decidido que era el momento de presentarles al sargento Nicolás Guallarello, un hombre con el que estaba saliendo hace unos meses. Después de la cena los dos volvieron juntos al departamento de Ailín. Según medios locales, él estaba recostado en la habitación cuando la escuchó gritar e intentó controlar al agresor, pero no logró detenerlo. Declaró que salió de la casa para pedir ayuda a sus padres y para buscar su arma reglamentaria. Cuando volvió la policía ya había llegado.

“Me dejaron entrar con ellos. Yo mismo patee la puerta del departamento. Lo que vi no me lo voy a olvidar en mí vida. Él estaba acostado en la cama, con los brazos abiertos. Se había cortado el cuello y las manos. Ailín, estaba tirada en el baño”, contó a los medios. Gómez intentó suicidarse con el mismo cuchillo, pero solo fueron heridas superficiales. Los oficiales lo trasladaron al Hospital Municipal Ramón Santamarina y luego a la comisaría primera. El caso recayó en la UFI N°8 a cargo del fiscal Gustavo Morey.

A diferencia de los familiares, a las amigas de Ailín les hacía ruido la personalidad del ex novio: era celoso y solitario, estaba siempre desarreglado, se la pasaba encerrado jugando videojuegos y le costaba generar vínculos propios. Él era todo lo contrario a ella.

“Damián jamás fue violento, jamás le levantó la voz o la mano. Pero sí era una relación posesiva”, dijo a El Furgón Tomás Torres, hermano de Ailín. En los meses que estuvieron separados, él la perseguía y la amenazaba para que volvieran a estar juntos. Para Tomás, Gómez no actuó de manera inconsciente sino que planeó el ataque. Lo mismo notó Guallarello que fue testigo del hecho. “Se está diciendo que su pareja actual podría haberla salvado, pero que huyó de la escena. Eso es mentira. No pudo evitar nada porque Damián la asesinó en el acto. Después simuló estar loco”, agregó el hermano de la joven.