domingo, abril 21, 2024
Géneros

Higui libre

Agustina Lanza/El Furgón – “Sigo con mucha fuerza. Gracias por existir amigos, gracias por el cariño. Prontito nos juntaremos y levantaré sus banderas como lo hicieron con la mía”, escribió Higui en su última carta desde la cárcel.

Analía de Jesús estuvo presa por más de seis meses después de defenderse de un intento de violación múltiple. Mató a uno de sus agresores y el Juzgado de Garantías N°6 de San Martín la procesó por el delito de homicidio simple. La jueza Patricia Toscano ayer le concedió la excarcelación extraordinaria a través de una resolución judicial. Podrá esperar en su casa la fecha del juicio oral. Mientras tanto, la defensa buscará su absolución.

Higui 4

El miércoles pasado Higui cumplió 43 años y lo vivió en la cárcel. En su carta contó que sus nuevas compañeras de celda la trataban bien y que había empezado a estudiar. Pasó los primeros meses detenida en el Destacamento de Mujeres de San Martín y el 1 de junio fue trasladada a la Unidad N°51 del Penal de Magdalena. Los días posteriores, algunos medios mostraron el malestar de su entorno debido a la lejanía y al régimen cerrado del penal. “Días después nos enteramos que Higui había pedido el traslado aconsejada por su abogada. Al final fue positivo, estuvo contenida y las demás mujeres conocían su caso”, dijo a El Furgón Carolina Abregú, integrante de la Mesa de Trabajo “Justicia por Higui”.

Para Abregú, la excarcelación fue sorpresiva. “No había indicios de que le dieran ningún tipo de beneficio”, agregó. Ella conoció a los familiares de Higui cuando fue a visitar a otra mujer detenida en el mismo lugar. Le contaron sobre el caso y desde entonces denunció las irregularidades en el proceso judicial junto con ellos.

Higui 3

El 16 de octubre del año pasado, Higui fue a visitar a su familia y a unos amigos. A las nueve de noche, mientras volvía a su casa, dos hombres se le tiraron encima en la calle. Eran ocho en total. “Te vamos a empalar, tortillera”, le dijo uno. Empezaron a pegarle y a tironear de su ropa. Entonces, ella sacó un cuchillo que tenía escondido e hirió de muerte a uno de sus agresores. Higui pasó la noche golpeada y ensangrentada en la comisaría segunda de San Miguel. Los policías no creyeron su versión.

Desde el inicio, la justicia no tuvo en cuenta la legítima defensa. Tampoco los episodios de los que Higui fue víctima antes del intento de violación. En Lomas de Mariló, San Miguel, varios varones la hostigaban por ser lesbiana. Una vez quisieron apuñalarla y se tuvo que ir del barrio porque le prendieron fuego la casa.

Higui 2

“Higui volverá a su casa y eso es gracias a la presión popular”, expresó Abregú. El movimiento de mujeres demostró que tomar las calles sirvió, y mucho. El 17 de mayo, en el marco del Día Internacional de lucha contra la Lesbotransfobia, cientos de personas concentraron en el Congreso de la Nación para pedir por su liberación. Ayer ese reclamo se convirtió en festejo, por eso a la tarde volvieron al Congreso, esta vez para exigir su absolución.