jueves, junio 20, 2024
Géneros

Marcha “Ni una menos”: No somos la humanidad sobrante

Este 3 de junio nos reunimos nuevamente para marchar, movernos y abogar por la erradicación de la violencia de género que lejos de disminuir aumenta día a día. En lo que va del año, según el observatorio “Ahora que sí nos ven” se cometieron 127 femicidios de los cuales 114 fueron perpetrados por hombres vinculados a las víctimas y el 58% se ejecutó en las viviendas de las mujeres.

El lunes se cumplieron nueve años de la histórica movilización “Ni Una Menos”, realizada el 3 de junio del 2015, cuando las mujeres nos unimos en un grito pidiendo justicia, abogando por erradicar la violencia de género y los femicidios. Fue la marcha donde circuló la palabra, esa tan necesaria como reparadora porque nadie quería abandonar la plaza y las chicas, las grandes, las hijas, las nietas, las abuelas, relataban las historias que siempre habían callado y que, a partir de ese momento, formarían un huracán de narrares, protestas y demandas.

En esta ocasión las consignas principales de la marcha estuvieron relacionadas a exigir justicia por el triple lesbicidio de Barracas, denunciar la violencia económica y rechazar la Ley de Bases y el DNU, así también los despidos en el Estado y el desfinanciamiento de los organismos que abordan y previenen la violencia de género.

Hubo diferentes actividades durante toda la jornada que comenzó por la mañana con los preparativos en diferentes ciudades de todo el país. Por su parte, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires inauguró la muestra “Tatuajes Sanadores” con imágenes de mujeres que sufrieron violencia de género y taparon sus lesiones con tatuajes.

Mandinga Tattoo es quién lleva adelante la realización de los tatuajes que, según ellos, lograron disimular cirugías, quemaduras y otras marcas en la piel transformando el dolor en arte.

Desde el Foro Argentino Contra el Antisemitismo (FACA) compartieron un video que reunió a diferentes referentes del arte, el deporte y el periodismo para promover la inclusión de todas las mujeres en la lucha contra la violencia de género.

El acto central de la marcha se llevó a cabo a las 18:30 en el Congreso Nacional, donde la periodista y militante feminista Liliana Daunes leyó el documento con los reclamos y pedidos que el colectivo fue diseñando a lo largo de varios meses de reuniones y charlas.

Desde la cuenta de Instagram de Ni Una Menos, la agrupación convocó a movilizarse para visibilizar los diferentes reclamos: “Porque no es libertad, es odio. Porque no aguantamos más la crueldad de un Gobierno que promueve el odio contra las mujeres lesbianas, travestis, trans, no binaries, maricas e intersex. Porque con odio y hambre no hay libertad y porque el hambre es violencia”.

Nuevamente nos preguntamos qué ocurre que pudimos como grupalidad instalarnos en las calles, alzar nuestras voces, abogar por diversas leyes que nos protegen, pero los femicidios se incrementan año a año.

Entiendo que no podemos dejar de analizar y tensionar los conceptos de patriarcado y dueñidad que Rita Segato tan bien describe.  El patriarcado, según la antropóloga, es un constructo clave, y no solo como un punto de partida sino de llegada ya que atraviesa las diferentes culturas del mundo hace décadas y parece ser muy complejo de deconstruir.

No es solo un sistema de opresión en el que los varones someten a las mujeres, menciona Segato, sojuzga a todos los cuerpos y las identidades de género que escapan al esquema cisnormativo (sistema que asume que todas las personas son y deben ser cisgénero, es decir personas cuya identidad de género coincide con el sexo asignado al nacer) y hétero-normativo (sistema que sostiene que todas las personas son y deben ser heterosexuales).

Por otra parte, la relación al concepto de dueñidad aclara que este es un mundo de dueños, donde hay señores de la vida y de la muerte con gran concentración de la riqueza. La escritora aclara que el orden patriarcal también es un orden de dueñidad y es funcional al capital de una forma en que nunca lo fue.

En una de sus charlas Segato enuncia en relación a los femicidas: “Si los transformamos solo en monstruos los sacamos de la escena y es justamente lo que no debemos hacer sino entender que son un producto de la sociedad y cultura en la que vivimos, de mandatos y estereotipos que fuimos y vamos construyendo. Con esto no quiero asegurar que todo hombre en esta sociedad se transformará en un femicida, pero sí que está atravesado por el orden que nos rige”.

Según la especialista el sistema de punición no alcanza porque el macho violador es el mayor moralizador, es un sujeto que nos está indicando y ubicando en nuestro lugar de subordinación en este sistema donde manda el Capital y nosotras somos el último eslabón de esa cadena sosteniendo al hombre patriarca que le es útil al sistema capitalista y desde ahí la dificultad de quebrar y romper este gran iceberg.

Hoy más que nunca tenemos que abogar y defender a la Educación Sexual Integral la cual constituye una política pública que instaura también una estrategia comunitaria, institucional y áulica que permite transformar todas aquellas prácticas que mantienen componentes pedagógicos sexistas y heteronormativos que reproducen estereotipos, relaciones desiguales y legitiman las violencias entre los géneros.

Propone que quienes circulan por las instituciones encuentren marcos de respeto, garantía y promoción de sus derechos sexuales, la potenciación de la toma de decisiones autónomas y el despliegue de sus deseos.

Recordemos que luego de la sanción de la Ley Nº 26.150 en 2006 es responsabilidad del Estado Nacional, de los Estados provinciales y municipales garantizar la ESI en todos los niveles y modalidades del sistema educativo de gestión pública y privada. La normativa crea al Programa Nacional de ESI con el fin de orientar y promover su cumplimiento. De este modo, la educación sexual deja de estar ligada al voluntarismo de las instituciones y docentes, y se instituye como un derecho para quienes transiten por el sistema educativo desde el nivel inicial hasta el superior no universitario.

Son tiempos de tejer tramar y redes vinculares que nos sostengan, crear lazos que nos bordeen para insistir y resistir en estos momentos violentos donde nuestros cuerpos son sometidos, violentados y asesinados. No somos la humanidad sobrante.

Me gustaría terminar esta columna con unas palabras de Dora Barrancos, socióloga e investigadora del CONICET: “Detrás de la aprobación del femicidio hay patriarcado, hay la idea de que ella se lo buscó, de que él podía ser un tipo más o menos, pero ella era muchísimo peor ya que seguramente lo traicionaba. Lo que hay detrás de un femicidio es la justificación patriarcal de que la víctima es víctima propiciatoria”.

Carla Elena. Autora del libro “ESI, haciendo camino al andar”. Editorial Sudestada. Autora del capítulo “De ESI si se habla” del libro sobre los 15 años de la ESI, compilado por la Legislatura Porteña. Coautora del capítulo “Bullying, una deconstrucción necesaria” del libro “Malestar en las escuelas, violencia de género, abordaje interdisciplinario”. Ediciones Ricardo Vergara. Autora del capítulo “Abordar la ESI desde el arte, una oportunidad que no nos podemos perder” del libro “Escuelas en movimiento”. Ediciones Ricardo Vergara y autora del capítulo “Violencia una historia sin fin” del libro” del libro “Violencia de género, un abordaje interdisciplinario”. Ediciones Ricardo Vergara. Coautora del capítulo “ESI: una Ley que sostiene” del libro “La Escuela no puede sola”. Ediciones Ricardo Vergara. Autora del artículo: “ESI una deconstrucción social necesaria”. Revista Actualidad Psicológica. Autora del prólogo del libro “Adolescencias y ESI”. Editorial Bonum. Compiladora y coautora del libro “Feminismos y adolescencias” Editorial Raíces. Psicóloga Social. Posgraduada en “Educación Sexual Integral: Desafíos de la implementación en el ámbito educativo y comunitario”. “Despatologización de las Diferencias”. “TEA, motricidad y deporte”. Diplomada en “Violencia Familiar y Género”. “Derecho de Niñez y Adolescencia”. “Discapacidad”. “Educación en Contextos de Encierro”. “Psicopatías”. “ESI en territorios” y “Discapacidad y Sexualidad”. Miembro de Forum Infancias. Docente. Columnista de Revistas Sudestada, El Furgón y Movimiento. Participa en Radio Tinkunaco y Radio Gráfica en micros de sociales. Miembro de la CoNaDI. Tw: @Carla_Elena5. Instagram: @carlaelena5, Face: Carla Elena y Mail: carlaelena74@hotmail.com.

Portada: Imagen de la reportera gráfica Titi Nicola