lunes, abril 22, 2024
Fotografía

La lucha diaria de los kurdos iraníes

Linda Dorigo/El Furgón* – En el noroeste de Irán viven al menos cuatro millones de kurdos que profesan el islam sunita, a diferencia de la mayoría de los iraníes que pertenecen a la rama chiita. Su vida es en gran parte pacífica, especialmente si se la compara con la de los kurdos en Turquía, Siria e Irak. Sin embargo, sufren distintas formas de discriminación, sobre todo en el ámbito laboral, y no cuentan con una representación política adecuada.

El gobierno reformista de Hassan Rohani había prometido mejorar la situación de los kurdos y de otras minorías, pero hasta ahora no se dieron resultados concretos. En los últimos tiempos, algunos grupos rebeldes como el Partido Democrático del Kurdistan iraní (PDKI, cuyos miembros viven refugiados en Irak desde hace veinte años), anunciaron su voluntad de retomar la lucha armada contra el gobierno de Teheran, y se han multiplicado los combates con soldados iraníes a los largo de la frontera montañosa entre Irán e Irak.

En lo cotidiano, los kurdos iraníes han mantenido tradiciones como el año nuevo persa (Newroz) y la mística sufí. A pesar de que los usos y costumbres populares están en gran parte conservados sólo en los museos de Sanandaj y Mahabad, recientemente algunos profesores de la Universidad de Sanandaj lograron introducir la lengua kurda en los programas de estudio.

*Fotos tomadas entre marzo y julio de 2016  y publicadas en internazionale.it y La Tinta (www.latinta.com.ar)

[huge_it_gallery id=”5″]