lunes, junio 17, 2024
Nacionales

¿Por qué Argentina nunca eliminó la fiebre aftosa?

Desde 2002, las noticias sobre la fiebre aftosa han sido espectaculares. Tras un brote en 2000-2001, y con décadas de endemicidad, Argentina lanzó el Plan Nacional de Erradicación de la fiebre aftosa, que incluía campañas nacionales de vacunación. Felizmente, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA) informó en 2023, como desde hace varios años, que Argentina quedó libre de fiebre aftosa. Tal fue el éxito del laboratorio argentino CDV en su desarrollo de una vacuna tremenda contra esta fiebre, que logró exportar 6.000.000 de dosis en 2022. También en 2023, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) promulgó nuevas normas para los movimientos de animales en pie. En concreto, “todo bovino o bubalino que se movilice dentro del territorio nacional deberá estar vacunado contra la fiebre aftosa.” El laboratorio CDV representa sólo una de las muchas historias exitosas de la ciencia y la tecnología argentinas, que incluyen el desarrollo en 1956 de la vacuna antiaftosa oleosa polivalente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria.

Pero hay algo no va bien. El hecho de que se estén desarrollando y distribuyendo vacunas en Argentina y de que, cuando se produce un pequeño brote, las autoridades nacionales se muestren vigilantes para erradicarlo pone de relieve que la OMSA enumera dos categorías de países o zonas libres de fiebre aftosa.

Hay países y zonas libres de aftosa donde no se vacunan al ganado, y países/zonas libres de aftosa con la necesidad de vacunación. En la actualidad Argentina se divide dos. Al igual que Estados Unidos y Canadá, la Patagonia, Tierra del Fuego e Islas Malvinas están libres de fiebre aftosa sin necesidad de vacunación. El resto del país no sólo está sujeto a programas regulares de vacunación, sino que existen estrategias de vacunación variadas en las distintas provincias y regiones. En algunos lugares, la vacunación es obligatoria y universal, pero no en otros. Además, la frecuencia de las campañas de vacunación varía de un lugar a otro de Argentina y depende de un factor que el gobierno nunca ha podido controlar: la voluntad de los ganaderos de notificar los casos.

Zonas Libres de Fiebre Aftosa reconocidas por OIE. Fuente: argentina.gob.ar

Aunque los brotes de fiebre aftosa pueden producirse en cualquier parte del mundo, ¿por qué ha persistido el riesgo permanente en Argentina, como demuestran las campañas periódicas de vacunación, mientras que países como Canadá y Estados Unidos la erradicaron hace casi un siglo la necesidad de campañas de vacunacion, y el peligro persistente de brotes?

La respuesta tiene dos partes. En primer lugar, la fiebre aftosa no afecta a los humanos. En consecuencia, el ganado enfermo puede enviarse al mercado sin poner en peligro la salud de los consumidores. Las pérdidas se acumulan porque el ganado enfermo no puede engordar la misma cantidad de músculo que los animales sanos. Al igual que en la actualidad, el modelo de erradicación argentino siempre ha dependido de que los ganaderos notificaran los brotes de enfermedad. Sin embargo, una vez que quedó claro que los que informaran de brotes en sus tierras no recibirían compensación del gobierno por el sacrificio del ganado infectado, los ganaderos en Argentina decidieron rutinariamente guardar silencio y trasladar su carne de vacuno al mercado, asegurando así la endemicidad de la enfermedad.

Ante la posibilidad de sufrir graves pérdidas económicas, mataderos, frigoríficos y compañías ferroviarias también conspiraron para ocultar las pruebas de los brotes. En segundo lugar, entre 1910 y 1930, cuando los modelos científicos europeos tenían un carácter identificablemente nacional y hasta nacionalista, las autoridades canadienses y estadounidenses siguieron un modelo de erradicación británico. Por el contrario, las autoridades argentinas siguieron una solución francesa que, aunque razonable en su momento, acabó resultando desastrosa.

De 1900 a 1930, la aftosa se hizo endémica en las zonas rurales de Argentina y en los mataderos municipales. El virus mermó la productividad del sector económico más importante del país y, en 1926, una prohibición sanitaria de Estados Unidos contra la carne argentina desencadenó un desacuerdo entre ambos países que duró décadas. Argentina argumentó que la prohibición sanitaria era una treta deshonesta para mantener la carne argentina fuera de los mercados estadounidenses. El gobierno estadounidense replicó que Argentina no podía controlar la aftosa.

Mientras tanto, en Estados Unidos y Canadá, la aftosa nunca llegó a ser endémica ni supuso una amenaza a largo plazo para el ganado. Entre 1910 y 1930, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) puso en marcha un costoso programa de erradicación de la aftosa que combinaba la educación, el sacrificio masivo de los animales infectados y compensaciones económicas para los ganaderos. Como resultado, Norteamérica eliminó la aftosa como amenaza significativa entre 1920 y 1940. Las autoridades argentinas rechazaron la política del USDA por considerarla excesivamente dura, innecesaria y potencialmente devastadora para la industria cárnica argentina.

Vacunación de ganado en pie. Fuente: argentina.gob.ar

Durante un brote en Argentina en 1900, 24.059 animales murieron a causa de la enfermedad, un desastre para el sector ganadero. Ya en 1900 una nueva legislación obligaba a los ganaderos a notificar a las autoridades la sospecha de un brote de aftosa; facultaba al gobierno nacional para aislar los rebaños infectados e impedir su movimiento; y ordenaba la limpieza periódica de frigoríficos y vagones de ferrocarril. Se imponían penas de prisión a los infractores.

Nada de esto cambió mucho. En 1909 y 1910 volvieron a producirse brotes importantes. En 1911, el gobierno argentino reconoció la gravedad del problema designando 65 zonas sanitarias y creando una policía sanitaria para obligar a los ganaderos a cumplir la normativa.

El veterinario estadounidense Severin Fladness pasó de 1916 a 1918 en Argentina como representante del USDA e invitado del gobierno argentino, tratando de identificar las causas y soluciones a la endemicidad de la aftosa. Sus conclusiones fueron desalentadoras. Las autoridades argentinas ignoraban la ley al no tomar medidas para identificar y aislar los rebaños enfermos. Fladness encontró ganado en mataderos que mostraban indicios visibles de aftosa. Llegó a la conclusión de que los inspectores de la policía sanitaria, mal pagados, simplemente no estaban dispuestos a desafiar la autoridad de los ricos propietarios de ganado.

Junto a los fallos en el control sanitario, había un problema adicional. Ahora sabemos que la aftosa está causada por un aftovirus. Aunque los científicos descubrieron los virus por primera vez en 1892, poco se supo de ellos antes de 1930. En 1917, la Sociedad Rural Argentina informó erróneamente de que el tomillo podía prevenir la aftosa y curar la enfermedad. Un año después, añadía que la aftosa estaba presente en muchos rebaños de ganado en el país, pero se negaba a nombrar los propietarios afectados. Los resultados publicados por científicos británicos que indicaban que los animales se volvían infecciosos antes de mostrar signos visibles de la enfermedad estaban disponibles en Argentina en aquel momento. Sin embargo, la Sociedad Rural ignoró esa y otra información científica actual, así como el consejo de muchos veterinarios argentinos, y aconsejó a sus miembros de forma inexacta que la propagación de la aftosa podía detenerse aislando a los animales que parecían sanos de los que mostraban signos visibles de la enfermedad.

En 1926, el gobierno estadounidense prohibió la importación de carne argentina. El ministro de Agricultura, Emilio Mihura, comunicó en privado al ministro de Asuntos Exteriores, Angel Gallardo, que los norteamericanos habían llegado a la conclusión correcta de que la aftosa era endémica en Argentina y una amenaza para el ganado estadounidense. Pero una vez establecida la prohibición, el problema se politizó, alejando aún más al país de una solución. En declaraciones públicas, Mihura negó la endemicidad de la aftosa y acusó a los norteamericanos de tener motivos políticos (una acusación que probablemente era cierta en parte). Pero ahora, sin solución en el horizonte, cada estado se atrincheró en su posición. Estados Unidos desconfiaba de que las autoridades argentinas revelaran el verdadero estado de endemicidad de la aftosa y los funcionarios sudamericanos tenían aún más incentivos para ocultar las pruebas de los brotes.

Últimos focos de FA por provincia. Fuente: argentina.gob.ar

Quizás el elemento más importante en la fallida estrategia argentina tenga que ver con el hecho de que, a principios del siglo XX, la ciencia europea reflejaba a menudo nacionalismos competitivos. A mediados de la década del veinte, con la ventaja geográfica del Canal Inglés como frontera con Europa, las autoridades británicas llegaron a la conclusión de que podían eliminar la fiebre aftosa si actuaban con rapidez cuando surgía un brote, para aislar y sacrificar los rebaños infectados. No les interesaba la vacunación como primera línea de defensa. Por otro lado, los microbiólogos franceses, que se enfrentaban a un conjunto de fronteras geográficas mucho más porosas, no creían que pudieran detener la entrada continua de aftosa en Francia. Trabajaron en la vacunación para proteger a los rebaños de ganado francés que inevitablemente entrarían en contacto con la enfermedad. Tanto la estrategia británica como la francesa eran razonables. Muy influidas en microbiología por los científicos franceses, empezando por Louis Pasteur, y poco convencidas como los franceses de que las fronteras con los países vecinos podían protegerse contra la enfermedad, las autoridades argentinas eligieron el enfoque francés después de 1920, mientras que Canadá y Estados Unidos optaron por la estrategia británica.

Después de 1940 quedó claro en Francia que la vacunación no podía controlar la enfermedad. Los franceses pasaron a una estrategia más basada en el sacrificio masivo de los rebaños enfermos. Pero en Francia, como en Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá, la estrategia británica dependía del apoyo financiero tremendo del gobierno para financiar el sacrificio de miles de animales, y de una burocracia sanitaria gubernamental comprometida con el nuevo modelo de la matanza masiva. Argentina nunca dedicó los recursos necesarios para la identificación y el sacrificio masivo. Como resultado, la vacunación -basada en la anticuada ciencia francesa- siguió siendo la principal línea de defensa contra la fiebre aftosa, que a diferencia de Europa y Norteamérica sigue apareciendo regularmente y brevemente en Argentina, aunque ahora se controla con más eficacia que hace un siglo con vacunas imperfectas, pero mejores, y una burocracia sanitaria más profesionalizada.

Portada: Imagen publicada en mendoza.gov.ar