• 7 diciembre, 2022

El crimen del prefecto Octavio Romero sienta precedentes

El 7 de septiembre tuvo lugar el acto institucional de firma del Acuerdo de Solución Amistosa en el caso: “Octavio Romero y Gabriel Gersbach”. De esta forma, a través del trabajo conjunto entre distintas áreas y ministerios, el Estado Nacional reconoce ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sus responsabilidades en torno al caso del asesinato de Octavio Romero, producido en junio de 2011.

Octavio Romero se desempeñaba como suboficial 1° de la Prefectura Naval Argentina, fue visto por última vez el 11 de junio de 2011 cuando salió de su hogar para encontrarse con un grupo de amigos. El hombre fue encontrado muerto, 6 días después, en el Río de la Plata, desnudo y con rastros de golpes. Según la autopsia, la muerte fue producto de la “asfixia por sumersión, luego de haber quedado inconsciente tras haber sido golpeado y arrojado al agua”.

El asesinato fue perpetrado meses después de anunciar su casamiento y en el marco de denuncias por hostigamiento en su trabajo por lo que organizaciones LGBTIQ+ consideraron que se trató de un “crimen de odio”.

Ante la falta de respuestas en la investigación, su pareja Gabriel Gersbach denunció a la República Argentina ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la vulneración de derechos consagrados en la Convención Americana. “El hecho se trató de un crimen de odio en razón de la orientación sexual de Octavio Romero”, según Gersbach.

En su exposición manifestó que, previo a su desaparición, Romero habría solicitado autorización al Prefecto Nacional Naval para casarse, lo que lo iba a convertir en “el primer uniformado en contraer matrimonio homosexual en Argentina”.

“El Estado argentino reconoce su responsabilidad internacional por la falta de adecuación de la investigación penal a los estándares internacionales, especialmente la ‘Debida Diligencia’ reforzada que rige en materia de violencia por motivos de género, aplicable a los crímenes contra el colectivo LGBTIQ+”, aclara el acuerdo firmado.

El mismo también reconoce que “la inexistencia de una respuesta judicial adecuada tuvo un severo impacto sobre la integridad personal de Gabriel Gersbach, pareja y conviviente de Octavio Romero”.

En este sentido, el abogado y activista LGBTIQ+ Pedro Paradiso Sottile, presidente de la Fundación Igualdad, manifestó: “Es un hecho histórico porque por primera vez en la historia de la Argentina y de la CIDH tenemos un acuerdo de solución amistosa en torno a un crimen de odio”.

A su vez, el acuerdo plantea una serie de medidas de reparación simbólica y económica para las víctimas y sus familiares. Entre los compromisos asumidos se destacan políticas públicas que promuevan la prevención, la sanción y la erradicación de la violencia por motivos de género, en particular, en razón de la orientación sexual, identidad de género, su expresión y/o característica sexual y a todos aquellos hechos que involucren a miembros de las fuerzas de seguridad.

Por su parte, el Estado Nacional se comprometió a difundir el acuerdo, brindar apoyo al Ministerio Público Fiscal para que la investigación sobre la causa avance. También a elaborar un documental y un mural en homenaje a Octavio, además una serie de acciones para garantizar la “no repetición”, como el compromiso de incorporar la perspectiva de género y de diversidad sexual por parte del Ministerio de Seguridad.

Al concluir el encuentro Gabriel Gersbach manifestó: “El orgullo gay era un concepto que me hacía ruido, pero ahora me siento realmente orgulloso. Cuando hablo para afuera de Octavio y de lo que siento por él, creo que él está viendo lo que está pasando y que estoy haciendo algo en su honor. Creo también que está agradeciendo el esfuerzo que hicimos buscando la verdad y para que esto no se repita”.

Carla Elena. Autora de “Esi, haciendo camino al andar” y co escritora de otros capítulos en diferentes libros sobre Bullying, violencia de género, derecho de las infancias, etc. Es Psicóloga Social. Diplomada en “Violencia Familiar y Género”. “Derecho de Niñez y Adolescencia”. “Discapacidad”. “Educación en Contextos de Encierro” y “ESI en territorio”. Posgraduada en “Educación Sexual Integral: Desafíos de la implementación en el ámbito educativo y comunitario”. “Despatologización de las Diferencias”. Miembro de Forum Infancias. Docente. Columnista de Sudestada, El Furgón y Revista Movimiento. Participa en Radio Tinkunaco en temas sociales y Radio Gráfica. Tw: @Carla_Elena5. Instagram: @carlaelena5, Mail carlaelena74@hotmail.com

 

+ posts

Carla Elena

Read Previous

Las delegaciones olímpicas, la carne y la identidad nacional argentina

Read Next

Un poema de Poe

Facebook
Facebook