• 6 diciembre, 2022

Colonia del Sacramento: La derecha proyecta un “Silicon Valley” charrúa

En mayo pasado, la Junta Departamental de Colonia del Sacramento, en Uruguay, aprobó la autorización para la construcción de una nueva ciudad, aledaña a la capital del mencionado departamento. La aprobación se materializó con los 19 votos a favor facilitados por los tradicionales partidos Blanco y Colorado. La bancada opositora, conformada en su totalidad por el Frente Amplio, se opuso con sus 12 ediles.

Se trata del tan meneado Silicon Valley charrúa que los grandes medios argentinos y uruguayos festejaron en sus ediciones posteriores a la votación y que fue ideado por los empresarios argentinos Carlos y Eduardo Bastitta, padre e hijo, acompañados por otros emprendedores “Clase A” de Argentina y Uruguay. Todo con el apoyo entusiasta del presidente oriental Luis Lacalle Pou, en busca de seguir captando argentinos decididos a emigrar.

La iniciativa, bautizada por sus impulsores como +Colonia, tiene por objetivo la construcción de una urbe destinada a contener viviendas, empresas fin tech, escuelas y centros de salud y recreación para sus habitantes.

Portal de +Colonia

Los 12 frenteamplistas opositores al proyecto presentaron ante el órgano legislativo al momento de la votación un documento de seis páginas, haciendo énfasis en cuatro aspectos no tenidos en cuenta por los emprendedores.

“Lo único asegurado en el documento denominado ‘contrato plan’, es una operación inmobiliaria, con un monto que recibiría la intendencia, y un negocio del cual la sociedad sólo recibirá las migajas que caigan de la mesa”, cierra la primera parte del texto presentado por la oposición.

Otro de los puntos explayados a destacar en el texto, es el que menciona algunas irregularidades en torno a aparentes violaciones a la ley vigente en el departamento. Las Directrices Departamentales de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible, que corresponden a las normas legales en torno al uso del suelo en toda la provincia, disponen de dos categorías para el uso de la tierra: urbano y suburbano.

Sobre el uso urbano, son calificadas como tales aquellas zonas que cuenten con redes de agua potable y drenaje pluviales, con evacuaciones de agua habilitadas por la Dirección Nacional del Agua (DINAGUA) y Obras Sanitarias del Estado (OSE), con redes viales pavimentadas, alumbrado público y energía eléctrica. En otras palabras, aquellas zonas que cuenten con los servicios públicos básicos para la vida digna.

El artículo 19 de la norma aprobada plantea el uso del suelo suburbano:

Suelo suburbano de uso residencial predominante, que incluye aparte del establecimiento de viviendas algunas actividades compatibles con servicios de primera necesidad, siempre y cuando no afecten al ecosistema. Asimismo, este tipo de terrenos debe contar con un lote mínimo de 10.000 metros cuadrados. Por otra parte, son admitidas construcciones de hasta 3 pisos.

Suelo suburbano de uso turístico predominante, el cual comprende aparte del turismo, la posibilidad de realizar actividades vinculadas al ámbito residencial y de servicios básicos, mientras que no incluyan cuestiones dañinas al medioambiente. Se precisa una fracción de tierra mínima de 2.000 m2 y habilita construcción en altura de hasta 5 pisos. +Colonia está presentado para este uso.

Pero la realidad es otra: el contrato plan aprobado habla de realización de actividades residenciales, comerciales, educativas, culturales, deportivas y empresariales. Se levantaría en un lote de hasta 5,000 m2 y pretende contar con construcciones en altura de 15 pisos máximo.

+Colonia se pretende como una ciudad inclusiva, desde lo étnico-cultural y sexual, con tecnología inimaginable (sus promotores la bautizaron como una ciudad “smart”) y respetuosa del medioambiente. Todo dentro de Colonia del Sacramento. Los Bastitta y sus socios aseguran tener los contactos para lograr inversiones millonarias de empresas tecnológicas de punta y lograr el sueño de una ciudad del futuro.

“Este proyecto significa puestos de trabajo e inversiones directas, entre otros beneficios culturales y económicos. Esperemos que las obras empiecen cuanto antes”, declaró el intendente Fernando Moreira en la conferencia de prensa realizada días después, al momento de la firma final del contrato. Sin embargo, como el viejo Puente Colonia-Buenos Aires, por ahora, es un proyecto. Los debates recién comienzan a tomar vuelo, ya que las discusiones en torno al tema están siendo acarreadas desde semanas antes de la votación en el poder legislativo de la localidad uruguaya.

El edil coloniense José Manuel Arenas, del Partido Socialista, declaró para el periódico uruguayo La Diaria que lo que se tiene que discutir “es el fondo del asunto: si el contenido de ese proyecto va en línea con lo que precisa y quiere el departamento de Colonia”.

Foto de Portada: Francisco Kovacic

+ posts

Francisco Kovacic

Read Previous

El cuidado paliativo es ley

Read Next

La plastilina y la Massa: Argentina en el laberinto de la peste liberal

Facebook
Facebook