• 2 febrero, 2023

#3J: Unidas, organizadas y empoderadas

A siete años de la primera marcha de Ni Una Menos, organizaciones de mujeres, lesbianas, travestis y trans junto a otras sociales y políticas, regresarán a las calles el próximo 3 de junio. El país entero se movilizará nuevamente bajo la consigna: “Ni una menos, vivas nos queremos”.

Este 3J nos encuentra unidas, organizadas y agrupadas, pero aún con cifras que son cada vez más preocupantes; hoy cada 26 horas muere una mujer en la Argentina por razones de la violencia de género, que se rige por el mandato de masculinidad de esta cultura patriarcal que parece sentirse provocada ante nuestras manifestaciones, denuncias y movilizaciones.

Campaña de ilustraciones del estado nacional. Autora: Muriel Frega

En la actualidad se ha puesto un énfasis en la prevención y cuidado de la mujer y la importancia de sus derechos y equidad de los mismos creando el Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad, el cual se encarga de las políticas de igualdad de género y los derechos de las mujeres, temas siempre postergados que los movimientos feministas lograron poner en la agenda política luego de declaraciones, marchas, expresiones y la unión de una grupalidad que supo hacerse escuchar.  El organismo se encarga de generar capacitaciones y diseñar distintos programas y dispositivos en relación a temas de géneros y protección de las mujeres.

Por su parte, en la provincia de Buenos Aires también se conformó el Ministerio de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, este departamento diagrama políticas integrales para la plena igualdad jurídica, social, económica, laboral, política y cultural entre los géneros. Se propone transversalizar el enfoque de género en el estado y trabajar para la prevención y erradicación de la violencia por razones de género.

A pesar de estos logros conseguidos luego de años de trabajo y abogar en conjunto, aún tenemos como sociedad y Estado una deuda pendiente y es la implementación de la Educación Sexual Integral que impulsa y difunde el conocimiento de los derechos humanos internacionales y de las políticas, leyes y estructuras nacionales; defiende los derechos a elegir y la participación ciudadana. Plantea entre sus objetivos el disfrute de la sexualidad y cuestiona las barreras sobre el erotismo que limitan la sexualidad a la mera función reproductiva. Propone una visión integral de la misma. La ESI plantea y promueve un cambio de mirada, de paradigma. Quebrar con la cultura patriarcal dominante y romper con los estereotipos de género y mandatos sociales que nos han inculcado.

Campaña de ilustraciones del estado nacional. Autoras: Eleonora Kortsarz y Mariela Acevedo

Vale la pena entonces replantearnos qué ocurre que pudimos a lo largo de los años instalarnos en las calles, en el discurso, tenemos leyes que nos alojan y sostienen, contamos con ministerios y programas que nos protegen, pero pese a ello los crímenes por razones de género no disminuyen sino aumentan.

Entiendo que debemos reflexionar sobre el mandato de masculinidad, un engranaje que está aceitado y que no tiene que ver con lo punitivo para frenarlo. Al ser un sistema que actúa como una cofradía es muy complejo quebrarlo, fisurarlo.

El mandato de masculinidad actúa en forma de corporación con dos ejes fundamentales: la lealtad y la jerarquía. El hombre macho cis hétero necesita mostrarle al alfa de la cofradía que puede pertenecer al grupo de leales al mandato patriarcal y rendirle tributo a esa fratría. El tributo: nuestros cuerpos.

Para poder apuntar a quebrar la punta del iceberg, los crímenes por violencia de género, es necesario indagar y pensar en las pequeñas violencias cotidianas, en estas micro violencias, que no son delitos, pero ocurren diariamente mediante chistes, comentarios, videos subidos a las redes, fotos, etc. Es urgente que podamos trabajar y filtrar la capilaridad cultural para así disolver el caldo de cultivo que va generando y conformando a estos seres que lejos de ser “locos y monstruos” son parte de esta sociedad y circulan junto a nosotros/as.

Si consideramos a los femicidas como monstruos los quitamos de la escena y es justamente lo que no debemos hacer. Es necesario comprender que son un producto de la sociedad y la cultura en la que vivimos.

Es desde ahí desde donde podemos y tenemos que actuar, mediante la educación, la ESI, la punición de esos chistes, fotos, videos. Romper con la cultura de “es un vivo”, “es un chiste”, “es una histérica”, “de acá no pasa”. Pasa y mucho: nos matan.

Este 3 de junio nuevamente marchamos y proclamamos por la aplicación obligatoria de la Educación Sexual Integral (ESI), Ley 26.150 sancionada en 2006, en la cual se estable el derecho a recibir Educación Sexual Integral (ESI) en todas las escuelas para prevenir y educar. Necesitamos como sociedad re pensar y modificar este modelo patriarcal en el que vivimos, donde el hombre parece ser el amo y señor de nuestros cuerpos disponiendo de ellos a su antojo.

Rechazamos cualquier forma de violencia y planteamos la urgencia de revisar y deconstruir las pautas culturales (poder, género) a fin de deslegitimar algunas formas de violencia. Remarcamos el valor de la diversidad; abogamos por el derecho de las personas a la no discriminación; cuestionamos los efectos perniciosos del estigma y la exclusión. Promovemos actitudes y conductas incluyentes y de respeto a la diversidad que son mucho más que el simple acto de “tolerar”, sino que implican vivir con la diversidad con la particularidad, singularidad de cada ser.

Me gustaría concluir esta columna con las palabras de Rita Segato, antropóloga y especialista en la temática, sobre el concepto de dueñidad: “Es decir, el hecho de que este sea un mundo de dueños, donde hay señores de la vida y de la muerte con gran concentración de la riqueza”.

Carla Elena. Autora de Esi, haciendo camino al andar. Es Psicóloga Social. Diplomada en “Violencia Familiar y Género”. “Derecho de Niñez y Adolescencia”. “Discapacidad” y “Educación en Contextos de Encierro”. Posgraduada en “Educación Sexual Integral: Desafíos de la implementación en el ámbito educativo y comunitario”. “Despatologización de las Diferencias”. Miembro de Forum Infancias. Docente. Columnista de SudestadaEl Furgón y Revista Movimiento. Participa en Radio Tinkunaco en temas sociales. Tw: @Carla_Elena5. Instagram: @carlaelena5, Mail carlaelena74@hotmail.com.

+ posts

Carla Elena

Read Previous

La calle no es un lugar para vivir, pero sí para censar

Read Next

“La hermanita perdida”, el último libro de Roberto Retamoso

Facebook
Facebook