• 7 diciembre, 2022

Masacre de Cromañón. Los familiares reclaman un espacio para la memoria

Hace 15 años, la masacre de Cromañón conmovía al país. La caja de la muerte abierta por la combinación fatal entre codicia empresarial y complicidad estatal, se cobraba casi 200 vidas. Reconstruir la vida después de algo así es, sin dudas, muy difícil, y rebela la conciencia de quien tenga un mínimo grado de humanidad. Silvia Bigna, mamá de Julián, una de las víctimas, nos cuenta acerca de los obstáculos con que la justicia y el poder político reeditan día a día las trágicas jornadas de diciembre de 2004.

Por Luis Brunetto/El Furgón –

El Furgón: – ¿Cuál es la situación del edificio donde funcionaba República Cromañon?

Silvia Bigna: – El mismo Tribunal que condenó a varios de los responsables de la masacre, le entregó las llaves del edificio a Ana Rothfeld, apoderada de la sociedad offshore Nueva Zarelux, que integra Rafael Levy, uno de los condenados por la masacre. Todo esto ocurrió sin que nos fuera comunicado a los querellantes. Pero lo peor es que a Levy ni siquiera le han restringido el uso, o sea que mañana puede poner un boliche. Y las cosas de los chicos, que estaban ahí, y que nos habían dicho en la justicia que cuando terminara la causa las íbamos a poder retirar, sabemos que ya no están porque uno de los familiares pudo entrar y sacar fotos. Estamos hablando de llaveros, bicicletas, más los rastros de las manos de los chicos. Sacaron la barra, hicieron una limpieza total, y nadie sabe, ni siquiera el tribunal, donde están las cosas, suponemos que las habrán tirado.

Cromañón

E.F: – ¿Qué es lo que reclaman ustedes?

S.B: – Desde hace 15 años reclamamos Memoria, Verdad y Justicia, de todas las maneras posibles: Participando en la causa penal, promoviendo el juicio político al entonces Jefe de Gobierno Anibal Ibarra en su momento, movilizándonos siempre. En este caso puntual, nosotros hemos presentado proyectos para la expropiación y la transformación del edificio del boliche en patrimonio social, para que se convierta en un sitio de Memoria, en el cuál trabajar con los chicos de las escuelas para que la masacre no se olvide y nunca más vuelva a ocurrir algo así.

E.F: – ¿Y qué respuesta han tenido desde el poder político?

S.B: – Desde el poder político no se dice nada, que, por supuesto, es una forma de decir. Es curioso que Rodríguez Larreta, al que hemos querido ver desde el 30 de enero y no nos ha recibido. Nos llegó a mandar la policía, que después de 6 meses nos dijo que hagamos una nota de pronto despacho, se mantenga en absoluto silencio. Ese silencio sobre todo se nota en Cambiemos y sus aliados.

Llamado a conferencia de prensa

E.F: – ¿Y la oposición?

S.B: – Si pensamos que cuando adhirió uno de un bloque van a apoyar todos los de ese bloque, que es lo que sería lógico, entonces nosotros tenemos toda la oposición de nuestro lado. Incluso legisladores que ahora forman parte del oficialismo, como los del bloque de Lousteau, han apoyado nuestro proyecto de patrimonialización, al que solamente le faltan siete votos. El Tribunal Oral 24 tiene mucha responsabilidad en lo ocurrido, pero ahora la responsabilidad está en manos de las y los legisladores.Mientras tanto pasa el tiempo, Levy hace lo que quiere, sacó las cosas de los chicos, faltan las huellas de los pibes, no sabemos si lo va a querer vender a cifras millonarias, no sabemos.

E.F: – Es una muestra de desprecio hacia el dolor de los familiares…

S.B: – Por supuesto. Uno siente que los pibes se vuelven a morir. Realmente no es tanto pedir un espacio de memoria para recordar a las víctimas de la peor masacre ocurrida en un solo día en democracia. Entonces el sentimiento es de tomadura de pelo, es sentir que no les importa, ¡es algo tremendo para nosotros!

E.F: – El martes 27 participaron de la marcha contra el Gatillo Fácil ¿Cómo se conecta la masacre de Cromañón con la violencia represiva del Estado?

S.B: – Siempre con varias mamás participamos de la Marcha contra el Gatillo Fácil. Ahora lo hicimos adhiriendo como Movimiento Cromañón, porque nosotros nos sentimos hermanadas con aquellas víctimas que se organizan, que salen a reclamar más allá del llanto, y porque pensamos que tanto en el caso de que el estado haya reprimido, haya omitido, haya apretado un gatillo, siempre que las fuerzas de seguridad cometen lo que ellos llaman excesos y lo que para nosotros es una política, como  en el caso nuestro, el estado es responsable. En ese lugar estamos y acompañamos. Siempre estamos.

E.F: – Este viernes van a dar una conferencia de prensa y van a iniciar una campaña por estos reclamos ¿Qué actividades preparan?

S.B: – La conferencia va a ser en la puerta del Santuario, a las 17: 30, donde ya hay una pintada que reclama un espacio de memoria. Vamos a lanzar una campaña que va a tener dos patas. Una es una encuesta para que los periodistas que puedan llegar a los candidatos a jefe y vice jefe de gobierno, a legisladores, candidatos a diputados y senadores, brinden su opinión acerca de la memoria. Queremos qué, si no les parece bien un espacio de memoria, lo digan. Qué digan: “No nos importa Cromañón, no nos importa un espacio de memoria”. Y la otra es la campaña “Yo quiero un Espacio de Memoria en Cromañón”, para que el conjunto de la población pueda manifestar su apoyo a este reclamo, que es un reclamo mínimo en relación a lo que nos pasó. Los y las legisladoras no se pueden lavar las manos y volver a matar simbólicamente a nuestros pibes.

+ posts

El Furgón

Read Previous

Fin de temporada: Macri se despidió del balcón

Read Next

ESI. Haciendo camino al andar

Facebook
Facebook