• 2 febrero, 2023

¡Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir!

Por Carla Elena*, especial para El Furgón –

“Construyamos nuestra propia desobediencia. No confundamos el Ni una Menos con el Me Too, y no nos enredemos en su tensión con el Manifiesto de las intelectuales francesas. Cada movimiento y cada feminismo sólo puede ser construido con los elementos de su propia historia. En la disputa entre el feminismo anglo y el francés leo claves de dos historias de la conyugalidad, dos formas de la sexualidad y el amor instaladas por civilizaciones y líricas diferentes, como lo ha hecho notar hace tiempo ya Peter Gay y también Josefina Pimenta Lobato. Están en juego allí dos modelos del amor, el anglosajón y el francés.
En lo que al Ni una Menos respecta, recordemos que existe sí una colonialidad al interior de los movimientos sociales. Esa colonialidad suele traicionarnos y desorientarnos. El Me Too, con su raíz en el feminismo pilgrim norteamericano, se dirige y le hace señas a la paternidad del Estado, a un tercero como árbitro indispensable de las relaciones, a un abogado en la almohada, posiblemente como única herramienta en un mundo de individualismo a ultranza. Mientras el Me Too le habla al Estado, el Ni una Menos le habla a un nosotras y nosotros, le habla a una sociedad. Nuestro feminismo pertenece a un mundo en el que aun en las metrópolis blanqueadas la vincularidad es vital y puede y debe ser conservada por el amparo que nos brinda y la felicidad que nos trae. Un mundo en el que se han preservado jirones de comunidad.

Carla Elena

“Estoy convencida que no debemos delegar el arbitraje de nuestra vida erótica a un tercero. Todavía creo que la gestión del deseo debe ser posible en nuestro mundo cuerpo a cuerpo, cara a cara, y que debemos luchar por eso, creando las condiciones para que sea posible. Para eso habrá que trabajar arduamente sobre las relaciones de poder en el campo del trabajo y del estudio, en los cuales la jerarquía es decisiva y el patriarcado se manifiesta con más saña, y regenerar las estructuras comunales capaces de vigilar y cuidar la forma en que llevan la vida las personas. El resto corre por cuenta de desmontar el orden político patriarcal, e inaugurar una nueva era de la historia. Vamos claramente hacia allá.” Ésta es la séptima desobediencia con la que Rita Segato inauguró la Feria del Libro 2019.

A cuatro años de la primera marcha de “Ni Una Menos“, organizaciones de mujeres, lesbianas, travestis y trans, organizaciones sociales y políticas, regresarán hoy a las calles. El país estará movilizado por completo; en la ciudad de Buenos Aires, Salta, Jujuy, Tucumán, Rosario, Río Negro y otro puntos de la Argentina.

Este 3J nos encuentras más unidas y más consolidadas como grupalidad, pero también con cifras que son cada vez más preocupantes; hoy cada 24 horas muere una mujer en la Argentina a causa de la violencia machista, brazo armado de una cultura patriarcal que parece sentirse provocada ante nuestras manifestaciones, denuncias y movilizaciones.

Es importante mencionar que este año contamos con dos leyes que hemos, como movimiento, conseguido fueran sancionadas y son logros muy importantes que merecen ser mencionados; como consecuencia de la dimensión de los femicidios se sancionó la Ley Micaela (Ley 27.499) la cual establece la obligatoriedad de desarrollar talleres para todos les trabajadores de la administración pública en temas de género, diversidad, violencia y desigualdades.

Pampita, por Horacio Altuna. Fuente: Quiosquito Virtual

Por otra parte, la Ley Brisa (Ley 27.452) la cual otorga a los hijos de mujeres asesinadas por violencia de género una reparación económica mensual equivalente a la jubilación mínima. El Proyecto de Ley actualizado cuenta con algunas modificaciones del que obtuvo media sanción el año pasado en la Cámara de Diputados.

El mismo contiene 20 artículos, entre sus diferencias se encuentran la eliminación de la objeción de conciencia, y de la extensión de semanas que habilitaban la práctica para situaciones de malformación fetal, mientras agrega asesorías, que deberán ser incluidas en el Plan Médico Obligatorio y brindadas por todo establecimiento de salud.

Por otra parte define a la Interrupción Voluntaria del Embarazo como un derecho humano que pertenece a todas las mujeres y personas gestantes, y que debe ser garantizado “sin distinción de nacionalidad, origen, condición de tránsito y/o status de residencia/ciudadanía” de acuerdo a los tratados internacionales ratificados por la Argentina.

El nuevo proyecto propone que para todos los casos se admita este derecho hasta la semana 14, inclusive. Las causales reconoce sin plazo establecido son en caso de violación o de riesgo de vida o su salud integral, entendida como “el estado de completo bienestar físico, mental y social” según la Organización Mundial de la Salud. De esta forma incorpora la interpretación por la Corte Suprema, un avance que se diferencia de la formulación que hace el proyecto de reforma del Código Penal al respecto. La figura “malformación fetal” fue eliminada, a raíz de los cuestionamientos de organizaciones que trabajan sobre derechos de las personas con discapacidad.

Marcha en el Congreso Nacional. Foto: Nachu Bascopé

Lo más novedoso del nuevo proyecto es la eliminación de la objeción de conciencia. En el artículo 6º establece que “En ningún caso puede contener consideraciones personales, religiosas o axiológicas de los/as profesionales de salud ni de terceros/as”. Además reafirma en el artículo anterior que todos los establecimientos deben garantizar la interrupción sin autorización judicial previa.

La otra novedad son los agregados del derecho al acceso a la información de toda persona que decida someterse a esta práctica, a las asesorías varias que deben ser brindadas obligatoriamente por Plan Médico Obligatorio y todos los establecimientos. De esta manera las obras sociales estarán obligadas a dar cobertura total del tratamiento y que sea de forma gratuita dentro del sistema público de salud.

Por otra parte en el capítulo IIIº “Políticas de salud sexual y reproductiva”, se agregaron derechos fundamentales y artículos respecto de la Ley de Educación Sexual Integral y derechos sexuales y reproductivos.

Por último propone modificaciones al Código Penal reafirmando la despenalización para quien practique la interrupción, y en cambio penalizar a quien dilate el plazo de 14 semanas de forma injustificada o se negare a realizar esta práctica.

Marcha en el Congreso Nacional. Foto: Nachu Bascopé

Este 3 de junio nuevamente reclamamos por la nueva ley de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ILE) para que no sigamos muriendo, reclamamos por la aplicación (obligatoria) de la Educación Sexual Integral (ESI), ley 26.150 sancionada en 2006, en la cual se estable el derecho a recibir Educación Sexual Integral (ESI) en todas las escuelas para prevenir y educar. Estamos urgidos como sociedad de re pensar y modificar este modelo patriarcal en el que vivimos donde el hombre parece ser el amo y señor de nuestros cuerpos disponiendo de ellos a su antojo.

Proclamamos por una Educación Sexual Integral que impulsa y difunde el conocimiento de los derechos humanos internacionales y de las políticas, leyes y estructuras nacionales; defiende los derechos a elegir y la participación ciudadana. Plantea entre sus objetivos el disfrute de la sexualidad y cuestiona las barreras sobre el erotismo que limitan la sexualidad a la mera función reproductiva. Cuestiona creencias que asocian, de manera errónea, la sexualidad con enfermedad y/o pecado. Propone una visión integral de la sexualidad.

Rechazamos cualquier forma de violencia y planteamos la urgencia de revisar y deconstruir las pautas culturales (poder, género) a fin de deslegitimar algunas formas de violencia. Rescatamos el valor de la diversidad; abogamos por el derecho de las personas a la no discriminación; cuestionamos los efectos perniciosos del estigma y la exclusión. Promovemos actitudes y conductas incluyentes y de respeto a la diversidad que son mucho más que el simple acto de “tolerar”, sino que implican vivir con la diversidad con la particularidad, singularidad y mismidad de cada ser y su hacer.

¡Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir!

Psicóloga Social, Diplomada en Violencia Familiar y Género. Miembro de Forum Infancias. Docente.

Fotos: Nachu Bascopé

Ilustración: Quiosquito Virtual

+ posts

El Furgón

Read Previous

Aprendizaje de una nueva vida en el monte cordobés

Read Next

La renovación de Massa: entre el descenso y la Copa

Facebook
Facebook